Sanidad ordena retirar dos complementos alimenticios por incluir en su composición el principio activo de la 'Viagra'

Actualizado 04/07/2015 4:53:15 CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha ordenado la prohibición de la comercialización y la retirada del mercado de todos los ejemplares de dos complementos alimenticios por incluir en su composición sildenafilo, principio activo del tratamiento para la disfunción eréctil 'Viagra' (Pfizer), y no declararlo en sus etiquetados.

Este organismo tuvo conocimiento a través del SEPRONA de la Guardia Civil de Madrid de la comercialización como complementos alimenticios de los comprimidos 'MEGAS X' y 'MEGAS X GOLD', fabricados por los Laboratorios Dubac para Marketing Power Negocios Internacionales, pese a no haber sido notificados a las autoridades competentes, incumpliendo lo previsto en la normativa vigente.

Según los análisis llevados a cabo por el Laboratorio Oficial de Control de esta Agencia, los mencionados productos contenían el principio activo sildenafilo, pese a no estar incluido ni declarado en sus etiquetados, en "cantidad suficiente para restaurar una función fisiológica ejerciendo una acción farmacológica" por lo que les confiere a los productos la condición de medicamentos".

Dicho principio activo actúa restaurando la función eréctil deteriorada mediante el aumento del flujo sanguíneo del pene por inhibición selectiva de la fosfodiesterasa 5 (PDE-5).

El problema, recuerda la AEMPS, es que estos fármacos están contraindicados en pacientes con infarto agudo de miocardio, angina inestable, angina de esfuerzo, insuficiencia cardiaca, arritmias incontroladas, hipotensión, hipertensión arterial no controlada, historia de accidente isquémico cerebral (ictus isquémico), en pacientes con insuficiencia hepática grave y en personas con antecedentes de neuropatía óptica isquémica anterior no arterítica o con trastornos hereditarios degenerativos de la retina tales como retinitis pigmentosa (una minoría de estos pacientes tienen trastornos genéticos de las fosfodiesterasas de la retina).

Asimismo, el principio activo presenta numerosas interacciones con otros medicamentos, pudiendo además aparecer reacciones adversas de diversa gravedad a tener en consideración, como las cardiovasculares, ya que su consumo se ha asociado a infarto agudo de miocardio, angina inestable, arritmia ventricular, palpitaciones, taquicardias, accidente cerebro vascular, incluso muerte súbita cardiaca, que se han presentado en mayor medida en pacientes con antecedentes de factores de riesgo cardiovascular.