¿Qué riesgos para la salud tiene consumir medicamentos falsificados?

Publicado 29/08/2019 8:29:42CET
Medicamentos falsificados comprados por Internet.
Medicamentos falsificados comprados por Internet.GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / RAPISAN SWANGPHON JOHN

   MADRID, 29 Ago. (EDIZIONES) -

   El Parlamento Europeo define un medicamento falsificado como toda presentación de un fármaco que sea falsa con respecto a su identidad, incluidos el envase y etiquetado, el nombre o composición en lo que respecta a cualquiera de sus componentes, incluidos los excipientes, y la dosificación de dichos componentes; su origen, incluidos el fabricante, el país de fabricación, el país de origen y el titular de la autorización de comercialización; o su historial, incluidos los registros y documentos relativos a los canales de distribución empleados.

   "Los fraudes más habitualmente descritos suelen afectar a la composición del medicamento, normalmente porque contiene una dosis de principio activo inferior a la establecida en el cartonaje", indica a Infosalus el responsable del Área de Información del Medicamento del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Iván Espada Ibáñez.

   De hecho, en ocasiones llegan "a carecer por completo del principio activo que afirma contener, por lo que el producto sería completamente ineficaz", agrega el experto, que especifica que también se han descrito casos de sustitución "de un principio activo por otra sustancia con actividad similar pero de peor calidad y precio más barato". Esto "podría dar lugar a un efecto inesperado, así como la inclusión de sustancias tóxicas", alerta Espada.

   Y es que "los medicamentos falsificados suponen un importante riesgo para la salud humana", zanja el miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos. En primer lugar, el experto destaca que los ciudadanos pueden encontrar "productos que no den lugar al efecto terapéutico deseado porque contienen una menor cantidad de principio activo o ninguna cantidad del mismo", como explicaba anteriormente.

   Por lo tanto, "además del fraude al paciente", precisa Espada, "esto es importante porque puede poner en riesgo su vida debido a la incapacidad para controlar la enfermedad hacia la que va dirigida el fármaco", apunta el experto.

   No es el único riesgo para la salud que conllevan los medicamentos falsificados. "También podemos tener un efecto tóxico", expone Espada, que alude al primer caso registrado de falsificación de un medicamento, ocurrido en 1937. "Se adulteró un jarabe del antibiótico sulfanilamida con dietilenglicol, un disolvente tóxico, y ocasionó la muerte de más de 100 personas, incluyendo niños", recuerda el experto.

   Por otra parte, "un riesgo importante también afecta a la propia conservación de estos medicamentos, que puede haber sido inadecuada, más teniendo en cuenta que la fabricación de este tipo de productos se da especialmente en países como China, India o el sudeste asiático, con condiciones de temperatura y humedad extremas", continúa. En este sentido, "una conservación en condiciones inadecuadas podría dar lugar igualmente a aparición de reacciones adversas inesperadas".

TODOS SON SUSCEPTIBLES DE SER FALSIFICADOS

   La diferenciación entre medicamentos de marca o genéricos es inútil en este contexto. "Cualquier medicamento corre el riesgo de ser falsificado, independientemente de que sean marcas o genéricos", confirma Espada.

   Aunque antes "las falsificaciones afectaban especialmente a medicamentos de marca caros y destinados especialmente a situaciones relacionadas con, por así decir, estilos de vida, como medicamentos contra la obesidad o fármacos para la disfunción eréctil", ya no ocurre así, según el experto.

   Espada añade que "actualmente se ha detectado que las falsificaciones podrían afectar a cualquier medicamento, incluyendo antibióticos, antihipertensivos, antidiabéticos, antivirales, etc., independientemente de que sean marcas o genéricos".

EN ESPAÑA NO ES POSIBLE, PERO CUIDADO CON INTERNET

   No obstante, el experto recuerda que "en España no es posible encontrar un medicamento falsificado en el canal farmacéutico. El motivo es que "la distribución de los mismos es completamente cerrada, desde los laboratorios farmacéuticos a las entidades de distribución, y de aquí a las farmacias comunitarias y farmacias hospitalarias", explica Espada.

   "Este canal, controlado por profesionales sanitarios y bajo supervisión de las autoridades sanitarias, garantiza el origen y la calidad de los medicamentos disponibles en las farmacias", apostilla el miembro del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

   Pero en España sí se han detectado medicamentos falsificados. "Entran a través de compras por internet realizadas en páginas web fraudulentas, que no pertenecen a farmacias autorizadas legalmente por las autoridades sanitarias", justifica Espada, que valora como "vital" que los ciudadanos adquieran los medicamentos en las farmacias comunitarias, hospitalarias o, en el caso de los que no requieran receta, en páginas web de farmacias autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

   "Es importante que el usuario compruebe que la página web de la farmacia es legal, antes de la comprar uno de estos medicamentos. Para ello, estas páginas incluyen un logo identificativo que permite, pinchando en él, comprobar si la farmacia es legal y está autorizada", concluye Espada.

Contador