Publicado 21/05/2021 14:31CET

El Programa FOCUS de Gilead contribuye a estrategias de cribado para la detección precoz de vih y hepatitis víricas

MADRID, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Las organizaciones participantes del Programa FOCUS de Gilead se han reunido para crear la primera Comunidad de Práctica (CoP) española sobre cribado y derivación de pacientes con VIH y hepatitis víricas, con el objetivo de compartir experiencias, casos de éxito y proyectos con los que pretenden sistematizar la detección de estas infecciones al integrarlas en el circuito clínico sanitario junto a otras pruebas rutinarias.

Esta novedosa Comunidad de Práctica se reunirá trimestralmente y trabajará para fortalecer la salud pública a medida que las organizaciones asociadas aprendan, compartan experiencias y colaboren en la resolución de problemas comunes para detener los virus del VIH y las hepatitis B y C en sus comunidades.

Una de las iniciativas que se han expuesto en la reunión ha sido el comienzo, en las próximas semanas, de un ambicioso proyecto de cribado para conseguir detectar el VIH en Andalucía. "Puede parecer que el VIH es una epidemia terminada, pero sigue estando plenamente vigente y nos hemos olvidado de la importancia que tiene. De hecho, cada año se diagnostican a más de 3.500 personas en España de las cuales más de 500 son en Andalucía y, cerca de la mitad de ellas, el 46 por ciento, son diagnósticos tardíos. Para evitarlo, debemos llevar a cabo estrategias de diagnóstico precoz", ha explicado el coordinador del Plan Andaluz frente al VIH, Javier de la Torre.

Este proyecto se desarrollará en 50 centros de atención primaria de los cinco distritos que concentran casi el 50 por ciento de los nuevos casos en esta comunidad autónoma. De esta forma, "toda persona entre 20 y 69 años que vaya a hacerse una analítica, por cualquier motivo, se le va a realizar un cribado oportunista de VIH y de hepatitis", ha añadido el doctor De la Torre. Un 14 por ciento de las personas que conviven con el virus en España no saben que lo tienen, por ello, con este proyecto, se pretende que afloren nuevos diagnósticos para tratarlos lo antes posible.

Este programa en Andalucía durará mínimo un año y, si los datos son esperanzadores, se prorrogará hasta tres años más para obtener datos consistentes. "Si los resultados son relevantes, es coste-efectivo, y se consiguen detectar nuevos casos, pasará de ser un estudio a una estrategia de obligado cumplimiento en la Comunidad. Esperamos hacer más de un millón de test en un año, una cifra espectacular para un estudio de cribado nunca hecho en Europa. Sin el apoyo y el empuje de Gilead hubiera sido difícil de realizar", ha concluido el doctor.

LA IMPORTANCIA DE LAS ASOCIACIONES Y ONG EN LA DETECCIÓN DE NUEVOS CASOS

A lo largo del encuentro también se ha compartido el importante proyecto llevado a cabo por Apoyo Positivo en el primer checkpoint de la Costa del Sol en Torremolinos. En 24 meses se han llevado a cabo 1.000 pruebas diagnósticas de VIH (a personas de cualquier edad) y de hepatitis B y C (a individuos de más de 30 años). El resultado de todo ello ha sido conseguir detectar 28 nuevos casos de VIH y reducir un 80 por ciento el tiempo de vinculación para la atención de los pacientes.

En palabras de Jorge Garrido, de Apoyo Positivo en Torremolinos, "la salud sexual no para durante una nueva pandemia, y, sin embargo, las limitaciones para el testeo y acceso a la atención sanitaria nos hacen ver la importancia de no frenar los esfuerzos y dar pasos atrás en el objetivo de acabar con el VIH".

"Un fin común dentro de las Comunidades FOCUS es más que nunca posible gracias a todas las herramientas disponibles para la prevención, asistencia, y la calidad de vida de las personas con VIH y hepatitis. Es crucial que nos coordinemos para afinar más aún esas estrategias y servir de motor al sistema de salud general en los próximos años", ha agregado.

El impacto del COVID-19 también ha sido señalado por la doctora María Buti, del Hospital Universitari Vall d'Hebron de Barcelona. "El final de la hepatitis C en nuestro país puede estar cerca pero depende del efecto del COVID-19 en los pacientes y de las estrategias de diagnóstico y cribado que llevemos a cabo", ha resaltado.

Además, la doctora Buti ha querido incidir en que "el proyecto FOCUS nos ha permitido hacer el cribado de la hepatitis C en urgencias y saber que los pacientes que vienen aquí tienen una prevalencia cinco veces superior a la población general". "Por tanto, el servicio de urgencias es un buen lugar para hacer cribado de este virus ya que nos permite hacer el diagnóstico de estos pacientes y vincularlos con la atención sanitaria", ha añadido.

Gilead Sciences desarrolló esta iniciativa de salud pública en el año 2018 para permitir que los socios de FOCUS desarrollen y compartan las mejores prácticas en el diagnóstico y derivación de los pacientes con VIH, hepatitis B y C, con una atención médica que sigue las directrices de detección recomendadas por las autoridades de salud pública y las sociedades científicas.

En estos tres años, FOCUS se ha asociado con hospitales, centros de atención primaria y organizaciones de base comunitaria en regiones clave de España y Portugal, lo que ha permitido a los socios realizar 360.000 pruebas de VIH y hepatitis viral B y C, convirtiéndose en el mayor programa de detección de virus transmitidos por la sangre de ambos países hasta la fecha. El modelo rector del Programa FOCUS se basa en la premisa de que las pruebas se integran en el flujo clínico normal, utilizando la infraestructura y el personal clínico existentes para crear eficiencias.

Este programa es una respuesta a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud sobre el aumento del cribado poblacional y de la consecución de los objetivos 95-95-95-95 de ONUSIDA. Asimismo, va en consonancia con las directrices sobre el VHC de la Estrategia Global del Sector Salud (GHSS, por sus siglas en inglés) que instó a la eliminación de la hepatitis viral, como una de las principales amenazas para la salud pública, para el año 2030.