Actualizado 21/10/2010 18:08:31 +00:00 CET

Los profesionales de Farmacia advierten de la necesidad de financiación para avanzar en la receta electrónica

BILBAO, 21 Oct. (EUROPA PRESS) -

Más de 600 profesionales participan durante estos días, en Bilbao, el 17º Congreso Nacional Farmacéutica, en el que han debatido sobre las nuevas necesidades profesionales para dar respuesta a las demandas sanitarias de los pacientes y la necesidad de contar con "estabilidad económica" para asumirlas. Asimismo, han advertido de que, en la implantación de la receta electrónica, "la preocupación actual es la financiación".

En el marco de este Congreso, se ha celebrado este jueves una mesa de debate en torno a la 'Farmacia y cartera de servicios', con la presencia del vicepresidente del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Jordi de Dalmases; la secretaria general del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, Ana Aliaga; el profesor de la Universidad de Granada Shalom Isaac Benrimoj; la secretaria del Colegio de Farmacéuticos de Vizcaya, Elena Castiella Lemona; y el gerente de Atención Farmacéutica y Prestaciones Complementarias del Servicio Catalán de Salud, Antoni Gilabert.

Dentro de este foro de debate, los expertos han analizado "hacia dónde debe avanzar" la profesión farmacéutica en el desarrollo de servicios sanitarios dirigidos a la población y, en este sentido, han puesto de manifiesto que "el farmacéutico, por su capacidad profesional y su potencial sanitario, es un agente fundamental en la sostenibilidad del sistema, otorgándole eficiencia al mismo, a través de un uso racional de los medicamentos".

Ana Aliaga ha afirmado que "la Atención Farmacéutica es la gran apuesta profesional de los farmacéuticos españoles" y ha añadido que "esta actuación profesional beneficia al sistema sanitario, pero, sobre todo, a los pacientes". A su entender, "se debe avanzar en el desarrollo de servicios en torno al uso racional de los medicamentos y a la disminución de efectos no deseados de los mismos".

Además, ha señalado que los farmacéuticos "queremos asumir nuevas necesidades profesionales ya que la sociedad las demanda, pero para ello es necesaria una estabilidad económica".

Por su parte, Antoni Gilabert ha señalado que, en este momento, uno de los ejes estratégicos del CatSalut en la prestación farmacéutica es la redefinición del modelo de concertación de atención farmacéutica, con el objetivo de "orientarlo hacia un modelo de reforzamiento profesional de la actividad del farmacéutico y de los servicios de atención farmacéutica, avanzando con sistemas y mecanismos que permitan su incentivación".

Shalom Isaac Benrimoj ha expuesto la experiencia desarrollada a través del proyecto conSIGUE, que pretende evaluar el impacto del Seguimiento Farmacoterapéutico en pacientes polimedicados y crónicos, y demostrar cómo este servicio produce "un elevado ahorro" en términos económicos al Sistema Nacional de Salud. Con los resultados del piloto, se estima que el ahorro en medicamentos está entre 180-360 euros por paciente y año.

Elena Castiella ha recordado que los farmacéuticos de Euskadi fueron pioneros en la implantación de experiencias concretas en prevención y tratamiento de drogodependencias y VIH, y recientemente en la implantación de servicios como el test rápido de VIH y el servicio farmacéutico de asistencia domiciliaria".

Otro de los temas abordados durante el Congreso Nacional Farmacéutico ha sido la receta electrónica, en una mesa debate con la participación de Mª Antonia Díez, vocal del Colegio de Farmacéuticos de Bizkaia; Virginia Cortina, presidenta del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia; Luis Amaro, tesorero del Consejo General de Colegios Farmacéuticos; Adoración Jiménez, jefe de la unidad de Farmacia del Hospital Donostia; y María Dolores Vaquero, subdirectora General de Calidad de los Medicamentos y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Política Social.

Su objetivo es analizar el desarrollo actual de la receta electrónica en España, y se repasarán aspectos como la interoperabilidad de los diferentes sistemas, la necesidad de homogenización o la repercusión de la crisis en el desarrollo definitivo de la receta en todo el territorio.

En opinión de Virginia Cortina, "para el funcionamiento de la receta electrónica es indispensable acceder al historial farmacoterapéutico para poder dar un buen consejo y hacer atención farmacéutica, tanto de los medicamentos con receta como de los de sin receta".

Además, ha señalado, en relación con el estado actual de la e-receta en el País Vasco, que "todavía quedan temas por resolver, como las homologaciones o las acreditaciones del farmacéutico" y ha añadido que "la preocupación actual es la financiación".

"El momento en que nos encontramos de crisis y con un sector castigado como el nuestro no es el más adecuado. Con los dos decretos ley de este año, 4/2010 y 8/2010, las oficinas de farmacia se han visto muy afectadas. Sólo con lo que lleva ahorrado el Departamento de Sanidad en estos meses que se han aplicado, pagaría toda la factura de implantación y mantenimiento de la e-receta que se produjera en tres años", ha asegurado.

Por su parte, Luis Amaro ha resaltado que "las necesidades que demanda el proyecto de receta electrónica y la situación de crisis económica del país ha provocado la ralentización principalmente de los proyectos en fase incipiente lo que ha provocado que se haya ralentizado el paso de la fase de pilotaje a la de implantación".

Según ha indicado, "las comunidades que están empezando a extenderse o que están a punto de salir de la fase piloto no esperan una implantación total de la receta electrónica hasta el año 2011".

Adoración Jiménez ha repasado cómo está previsto el desarrollo tecnológico del sistema sanitario vasco para adaptarse a la receta electrónica y Mª Dolores Vaquero ha analizado la "interoperabilidad" de la Receta Electrónica en las distintas comunidades autónomas y "la heterogeneidad" de sistemas de información para la prescripción y dispensación en la receta electrónica, haciendo hincapié en que el Ministerio de Sanidad "actuará de nodo de intercambio entre las administraciones para garantizar la dispensación de la receta electrónica en cualquier oficina de farmacia del territorio nacional".