Publicado 03/11/2020 11:26CET

Se prescriben más psicofármacos a mujeres que a hombres con estados de salud mental similares

Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco.
Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco. - FIZKES - Archivo

   BILBAO, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Los diagnósticos de depresión y ansiedad son más frecuentes en las mujeres y, con estados de salud mental similares, se prescriben más psicofármacos a las mujeres que a los hombres, según un estudio llevado a cabo por el grupo de investigación OPIK de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

   En el estudio se señala que la hipótesis acerca de una mayor vulnerabilidad biológica de las mujeres es "inconsistente, lo que haría que las condiciones de vida desiguales entre hombres y mujeres, junto con los modelos imperantes de masculinidad y feminidad hegemónicos, puedan explicar estas desigualdades de género en la salud mental".

   El Grupo de Investigación en Determinantes Sociales de la Salud y Cambio Demográfico OPIK de la UPV/EHU es un grupo multidisciplinar compuesto por personal investigador del campo de las ciencias sociales y de la salud, que estudia los factores sociales que influyen sobre la salud y la enfermedad de la población, las desigualdades sociales en salud y las políticas que pueden modificar tales determinantes sociales para la mejora de la salud poblacional.

   Recientes análisis realizados por este grupo basados en las encuestas de salud de la Comunidad Autónoma Vasca (2018), de España (2017) y de la muestra española correspondiente a la Encuesta de Salud Europea (2014) muestran que el género es un importante determinante de la salud mental y de la gestión que se realiza de esta en los servicios sanitarios.

   En los análisis de esas tres bases de datos destacan las mayores prevalencias de mala salud mental en las mujeres de todas las edades y de todos los grupos sociales, y además existe un efecto multiplicativo por la acumulación de experiencias de desigualdad. Esta realidad, además, parece ser desigual en función de la edad y del nivel socioeconómico de los pacientes.

   La doctora en Salud Pública Amaia Bacigalupe, una de las autoras del trabajo, afirma que "los diagnósticos de depresión y ansiedad son más frecuentes entre las mujeres, y el consumo de psicofármacos prescritos también es significativamente mayor, a igualdad de salud mental, de diagnósticos y de frecuencia de visitas a los centros sanitarios".

   "Todo ello podría estar indicando la existencia de un proceso de medicalización de la salud mental de las mujeres, pero la interpretación de su origen resulta compleja, ya que sin duda operan procesos de sobrediagnóstico y sobreprescricpión entre ellas, pero quizás también de infradiagnóstico e infraprescripción en los hombres", añade, para considerar que futuros estudios deberían profundizar en estos aspectos.

REDUCCIÓN DE LAS DESIGUALDADES DE GÉNERO

   El grupo de investigación pone en evidencia que "disminuir las desigualdades de género en la salud mental deberá ser el resultado de la intervención política a diferentes niveles".

    "Existe una clara relación entre el nivel de desigualdad de género en la sociedad y las desigualdades de género en la salud mental -afirma Bacigalupe-, de modo que todas aquellas políticas de lucha contra la discriminación que sufren las mujeres en el mercado laboral, en la responsabilidad sobre el trabajo doméstico y de cuidados, en el uso del tiempo y, en términos generales, aquellas que empoderen a las mujeres a partir de su mayor representación política y visibilización social, repercutirán positivamente en la disminución de las desigualdades en salud mental entre hombres y mujeres".

   En ese sentido, mantiene que "existe una clara relación entre el nivel de desigualdad de género en la sociedad y las desigualdades de género en la salud mental".

   Otro de los aspectos que destacan en el estudio es la necesidad que desde un nivel institucional se adopten compromisos orientados a frenar la medicalización de los malestares cotidianos desde una clara perspectiva de género. "En el campo de la salud mental, en el que la medicalización del malestar es especialmente habitual, algunos problemas que tienen un origen social acaban recibiendo atención psiquiátrica o psicológica, lejos de abordar la etiología del problema", afirma la investigadora del departamento de Sociología 2 de la UPV/EHU.

   Además, según el estudio, sería necesario impulsar espacios de reflexión en el ámbito clínico que "ayuden a deconstruir colectivamente algunas naturalizaciones basadas en el binarismo de género que han sostenido las definiciones de la psicopatología y su tratamiento en la actualidad".

   Asimismo, Bacigalupe afirma que "la incorporación real a la práctica clínica del modelo biopsicosocial, así como la implementación de estrategias de promoción de la salud y el bienestar emocional desde un enfoque de salud comunitaria basada en activos, podrían evitar la excesiva patologización y medicalización de los malestares cotidianos al adquirir una visión global sobre la influencia que el contexto social ejerce sobre la salud".

Contador

Para leer más