Perry Baromedical instala la primera cámara hiperbálica monoplaza en Andalucía

Actualizado 08/07/2015 2:21:33 CET
Niño en una cámara hiperbálica monoplaza
PERRY BAROMEDICAL

MADRID, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

La cámara hiperbálica monoplaza de Perry Baromedical ha llegado al Centro Hiperbárico HMCE, una clínica malagueña de Estepona, convirtiéndose en la primera de Andalucía que la utilizará para el tratamiento de heridas difíciles de cicatrizar.

Esta cámara de alta presión (hasta tres atmósferas) tiene certificación médica y utiliza unos 17 metros cúbicos de oxígeno por cada sesión, lo que garantiza la inhalación de oxígeno al cien por cien durante todo el tratamiento. Además la cámara hiperbálica monoplaza proporciona al paciente un tratamiento personalizado ya que la inhalación de oxígeno es continua gracias a la presurización total del habitáculo y a la ventilación constante que ayuda a expulsar el CO2.

A diferencia de la multiplaza, la presurización se obtiene directamente con oxígeno puro, por lo que no es necesario utilizar ningún tipo de accesorio para respirarlo.

El Comité de Oxígeno Hiperbárico de la Sociedad Médica Subacuática e Hiperbárica (UHMS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos indica que el sistema de medicina hiperbárica es eficaz cuando el paciente respira oxígeno al 100 por cien de manera continua dentro de la cámara, a una presión en el interior mayor a 1.4 atmósferas absolutas.

BENEFICIOS DE LA CÁMARA PARA ÚLCERAS Y HERIDAS DE DIFÍCIL CICATRIZACIÓN

Un estudio estadounidense publicado en último número de la revista 'Wound Repair and Regeneration' ha demostrado que este tipo de medicina es muy eficaz a la hora de tratar úlceras y heridas difíciles de cicatrizar ya que frena la hipoxia, el factor más influyente en los fenómenos proinflamatorios que tienen lugar en una herida o úlcera.

Por otra parte, también produce colágeno y nuevos vasos sanguíneos, así como el mejor control de la infección que influye en la mejor cicatrización.

Los diferentes comités internacionales de Medicina Hiperbárica también han indicado esta terapia para el tratamiento de diferentes patologías como la sordera súbita neurosensorial, oclusión de la arteria central de la retina, lesión por aplastamiento, síndrome compartimental y otras isquemias traumáticas agudas, osteomielitis refractaria, infecciones necrotizantes de tejidos blandos, lesiones por radiación, quemaduras térmicas, enfermedad descompresiva, anemia severa, gangrena gaseosa, abscesos intracraneales, intoxicación por monóxido de carbono, embolismo gaseoso e injertos y colgajos en riesgo.

Por último, también se está estudiando si este tipo de medicina es indicada para tratar enfermedades como el autismo, la esclerosis múltiple, la fibromalgia o la enfermedad de Crohn.