Publicado 13/07/2022 07:49

Los pacientes con lupus se benefician del refuerzo de la vacuna COVID-19

Archivo - Varias dosis de la vacuna de Pfizer en el dispositivo puesto en marcha para vacunar contra el coronavirus, en las instalaciones del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, a 20 de agosto de 2021, en Madrid (España). Casi 5 millones de p
Archivo - Varias dosis de la vacuna de Pfizer en el dispositivo puesto en marcha para vacunar contra el coronavirus, en las instalaciones del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, a 20 de agosto de 2021, en Madrid (España). Casi 5 millones de p - Isabel Infantes - Europa Press - Archivo

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las personas con lupus eritematoso sistémico (LES) que recibieron una dosis de refuerzo de la vacuna contra el SARS-CoV-2 después de la vacunación completa tienen aproximadamente la mitad de probabilidades de sufrir una infección posterior por COVID-19, según muestra un nuevo estudio publicado en la revista 'The Lancet Rheumatology'.

Este hallazgo, según los investigadores, debería tranquilizar a las personas que padecen LES, una enfermedad en la que el sistema inmunitario del organismo ataca por error sus propios tejidos sanos, especialmente las articulaciones y la piel. Los fármacos inmunosupresores, como los esteroides, necesarios para controlar los síntomas de la enfermedad, los exponen a un mayor riesgo de infecciones, entre ellas el SARS-CoV-2.

Dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina Grossman de la Universidad de Nueva York (Estados Unidos), el nuevo estudio hizo un seguimiento de la salud de 163 hombres y mujeres totalmente vacunados que recibían tratamiento para el LES en sus hospitales afiliados de la ciudad de Nueva York.

El objetivo de los investigadores era ver quiénes se infectaban con el virus a lo largo de al menos seis meses, dado que más de la mitad estaban tomando al menos una medicación inmunosupresora para su LES. Todos habían recibido alguna combinación de las vacunas fabricadas por Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson antes de junio de 2021, pero sólo 125 habían recibido una tercera dosis o una dosis de refuerzo de la vacuna.

El estudio mostró que al final del período de seguimiento (24 de abril de 2022), 44 pacientes con LES vacunados habían tenido infecciones graves, y dos de ellos necesitaron hospitalización (pero ambos sobrevivieron a la infección).

Entre los que sufrieron infecciones, 28 de 125 (22%) habían recibido un refuerzo, mientras que 16 de 38 (42%) no lo habían hecho. En particular, según los investigadores, la mayoría de las infecciones avanzadas (42 de 44) se produjeron después del 2 de diciembre de 2021, cuando la ciudad detectó su primer caso de la variante omicrónica altamente contagiosa.

Otro hallazgo clave del estudio se produjo entre 57 de los participantes en el estudio que aceptaron que se comprobaran sus niveles de anticuerpos en sangre, una vez después de la vacunación completa y otra vez después de recibir su refuerzo.

Descubrieron que incluso aquellos que estaban en situación de inmunosupresión y que no habían respondido a la ronda inicial de vacunación presentaban un aumento inmediato de los niveles de anticuerpos tras la administración de la vacuna de refuerzo.

Investigaciones anteriores habían demostrado que estos niveles de anticuerpos eran más bajos entre muchos de los pacientes inicialmente vacunados con enfermedades reumáticas, incluido el LES, que tomaban fármacos inmunosupresores, lo que hacía temer una disminución de la inmunidad a COVID-19 con el paso del tiempo.

Sin embargo, los resultados del estudio mostraron que aquellos con niveles más altos de anticuerpos, necesarios para bloquear la proteína espícula del SARS-Cov-2 y evitar que el virus infecte las células humanas, no estaban más protegidos contra la infección que aquellos con niveles más bajos de anticuerpos contra la proteína pico.

No obstante, los investigadores afirman que su trabajo anterior demostró que los niveles elevados de anticuerpos en pacientes con lupus totalmente vacunados reforzaron las medidas clave de inmunidad a largo plazo, lo que puede ayudar a explicar la ausencia de enfermedad grave en aquellos con infecciones de ruptura.

"Los resultados de nuestro estudio ofrecen a las personas que viven con lupus eritematoso sistémico la confirmación clínica de que las vacunas son muy eficaces para protegerles contra la COVID-19 grave, a pesar de su mayor riesgo de contraer la enfermedad", dice el co-investigador principal del estudio y reumatólogo Amit Saxena.

"Los refuerzos de la vacuna contra el COVID-19, o terceras inyecciones, ofrecieron una capa adicional y doble de protección frente a la infección de ruptura --afirma Saxena, profesor adjunto del Departamento de Medicina de NYU Langone Health--. Incluso en los casos de infección por SARS-CoV-2, los casos fueron abrumadoramente leves entre los pacientes con LES que estaban totalmente vacunados".

"Nuestra investigación también muestra que la mayoría de las personas con lupus eritematoso sistémico que están totalmente vacunadas y reforzadas montaron buenas respuestas a pesar de estar en inmunodepresión", subraya el co-investigador del estudio y reumatólogo Peter Izmirly, profesor asociado del Departamento de Medicina de la NYU Langone Health.

Sin embargo, los investigadores advierten de que es necesario seguir controlando a los pacientes para determinar si existe algún nivel de "corte" de anticuerpos por debajo del cual los pacientes con LES se vuelven más vulnerables a la infección por el SARS-CoV-2.

Durante la oleada inicial de la pandemia en la primavera de 2020, las tasas de hospitalización de sus pacientes con LES fueron más del doble que las de sus pacientes sin la enfermedad, señalan los investigadores, aunque las tasas de mortalidad fueron las mismas.