Publicado 18/12/2020 11:54CET

Oxolife y la Universidad de Córdoba ensayan un fármaco para mejorar la fertilidad de las mujeres con ovario poliquístico

Imagen de archivo de laboratorio.
Imagen de archivo de laboratorio. - UCO/UNSPLASH

CÓRDOBA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Oxolife, empresa biotecnológica enfocada a tratar la infertilidad femenina, y el Grupo de Balance Energético, Pubertad y Salud Reproductiva de la Universidad de Córdoba (UCO) han establecido una colaboración para los próximos dos años, con el objetivo de evaluar el potencial del fármaco OXO-001, destinado a mejorar la implantación embrionaria, en el tratamiento de la infertilidad en mujeres conovario poliquístico.

Se estima, según ha informado la UCO, que una de cada diez mujeres en edad fértil sufre el síndrome de ovario poliquístico, y la prevalencia de mujeres con este síndrome a nivel mundial se estima alrededor de 150 millones de mujeres, un 80 por ciento de las cuales tienen asociados cuadros de infertilidad.

La sintomatología de cada mujer puede ser muy variable, pues, mientras que en casos más leves el ovario poliquístico está acompañado de irregularidades en la menstruación y algo de acné, hay manifestaciones más severas que se asocian a resistencia insulínica, obesidad o infertilidad.

Ante esto, Oxolife, la biotecnológica con sede en Barcelona, y el citado grupo de investigación de la UCO, junto con el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic), dirigido por el doctor Tena-Sempere, aúnan esfuerzos para dar una solución a las mujeres con infertilidad asociada al ovario poliquístico.

El grupo UCO-IMIBIC focaliza su investigación en el estudio de la sintomatología y el desarrollo terapias dirigidas y personalizadas frente al síndrome de ovario poliquístico, con el desarrollo de modelos únicos para avanzar en la comprensión del este complejo síndrome.

Por su parte, Oxolife desarrolla OXO-001, una molécula que actúa sobre la implantación embrionaria, preparando el endometrio para que el embrión se establezca y así aumentar las tasas de éxito de embarazo.

Adicionalmente, en los primeros ensayos de OXO-001 (fase preclínica) se detectó que el fármaco mejoraba hasta en un 80 por ciento la fertilidad de un modelo con características de ovario poliquístico. De esta manera, Oxolife decidió abrir una nueva línea de investigación para conocer la eficacia de su fármaco en ovario poliquístico.

Para llevar a cabo esta vía de investigación son necesarios el uso de modelos animales de ovario poliquístico caracterizados y tecnologías específicas y, en este sentido, para Oxolife, "establecer la colaboración con el Imibic, centro pionero en el estudio y desarrollo de modelos con síndrome del ovario poliquístico a nivel mundial, es un paso natural" para su estrategia de I+D.

Con este acuerdo, la compañía inicia una colaboración con un grupo de investigación que ya tiene experiencia y conocimiento amplio sobre el ovario poliquístico y diferentes modelos desarrollados teniendo en cuenta los diferentes aspectos que presenta esta enfermedad. Así se obtiene también una perspectiva de aplicabilidad de sus actividades, más encuadradas en la ciencia básica.

El fármaco, que ha testado con éxito su bioseguridad, podría ser una de las soluciones a las problemáticas de infertilidad en general y para mujeres con ovario poliquístico en concreto.

El acuerdo de colaboración establecido por ambas entidades está parcialmente financiado por la convocatoria de Proyectos de I+D+i 'Retos-Colaboración' del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de la Innovación 2017-2020.