Publicado 23/03/2022 09:59

Oncólogos afirman que los fármacos inmunoconjugados "marcarán un antes y un después" en el tratamiento del cáncer

La evidencia de la nueva generación de ADCs en los distintos tumores confirma su potencial como tratamiento transversal independientemente del órgano de origen del tumor.
La evidencia de la nueva generación de ADCs en los distintos tumores confirma su potencial como tratamiento transversal independientemente del órgano de origen del tumor. - SOLTI

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

SOLTI, grupo académico de investigación en cáncer, ha reunido a oncólogos de referencia nacional e internacional para poner en común los nuevos horizontes que plantean los inmunoconjugados o Antibody
Drug Conjugates (ADCs) en distintos tumores, concretamente: cáncer de mama, pulmón, gastrointestinal y genitourinario, y han afirmado que estos fármacos "marcarán un antes y un después" en el tratamiento del cáncer por su eficacia y buena tolerabilidad.

Las investigaciones en marcha confirman que el uso de esta
familia de fármacos en las distintas patologías oncológicas cambiará el protocolo de tratamiento en la práctica clínica habitual. En el caso del cáncer de mama HER2 positivo, estudios recientes demuestran una reducción del 72 por ciento en el riesgo de progresión de la enfermedad o muerte en pacientes con un estadio avanzado de la patología tratadas con uno de los ADC en estudio actualmente, comparado con el tratamiento estándar.

En pacientes con cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) con
mutación HER2, previamente tratados, este ADC también demostró alta respuesta tumoral (61%) y una supervivencia libre de progresión de 14 meses y se está evaluando su potencial como primera línea de tratamiento para esta población.

Además, y por primera vez en pacientes con cáncer de mama precoz hormono-sensible y HER2 negativo no tratadas previamente se ha medido con éxito el beneficio terapéutico de otro ADC demostrando que el tumor se redujo o desapareció en un 45 por ciento de los casos tras una sola administración de un ADC anti-HER3.

"En esta reunión de SOLTI hemos hablado de ADCs, pero en diferentes tumores y además, hemos compartido biomarcadores, toxicidades; lo que es realmente importante porque son estrategias que vamos a incorporar o estamos incorporando en nuestra práctica clínica y este foro de debate multidisciplinar, con diferentes áreas, creo que es muy enriquecedor", ha comentado la presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Enriqueta Felip.

La jornada ha estado coordinada por la doctora Eva Ciruelos, vicepresidenta de SOLTI y coordinadora de la Unidad de Mama del Hospital Universitario 12 de Octubre y de HM Hospitales y por la doctora Mafalda Oliveira, miembro de la Junta Directiva de SOLTI y oncóloga de Vall d'Hebron Institute of Oncology (VHIO), la reunión científica SOLTI ADCsessions in oncology ha reunido alrededor de 150
oncólogos y profesionales sanitarios.

"Los ADCs pueden ser la quimioterapia del futuro, han
marcado un punto de inflexión en el tratamiento del cáncer y añadía: se trata de una nueva forma de conducir el tratamiento mediante la unión de compuestos de quimioterapia a anticuerpos dirigidos específicamente a un antígeno propio de una célula o de un tipo tumoral en concreto. Esto está permitiendo redescubrir quimioterapias que ya eran viejas conocidas ahora formuladas para llevar las concentraciones terapéuticas al lugar del tumor y no a tejidos sanos, lo que explica la buena tolerabilidad de estos fármacos", ha asegurado Eva Ciruelos.

La reunión ADCsessions in oncology ha evidenciado que los resultados de los últimos estudios con la nueva generación de ADCs confirman la tendencia hacia un abordaje del cáncer que no tenga en cuenta el órgano del tumor sino las alteraciones moleculares 1 que se observan en el mismo. De este modo se trataría la patología de forma transversal, partiendo de la identificación de estas alteraciones, como: la mutación de HER2, la sobreexpresión de TROP2 o de nectina 4 y la sobreexpresión/amplificación de HER2, esta última, presente en un 30 por ciento de los cánceres, entre otros, de mama, de pulmón, colorrectal y de endometrio.

Más información