Actualizado 22/03/2010 19:27 CET

Las oficinas de farmacia pueden perder 5.000 puestos de trabajo con el plan de contención de Sanidad, según FEFE

Critican al ministerio y a las CCAA porque las medidas para contener el gasto "no aportan ninguna solución"

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE) aseguró hoy que las medidas acordadas por el Ministerio de Sanidad y Política Social y las comunidades autónomas para contener el gasto farmacéutico del Sistema Nacional de Salud (SNS) "no aportan ninguna solución" para la sostenibilidad del sistema sanitario e incluso pueden suponer una pérdida de más de 5.000 puestos de trabajo para las oficinas de farmacia españolas.

Según explicaron hoy, tras "conocer a través de la prensa" las decisiones adoptadas en el Consejo Interterritorial del pasado jueves, el conjunto de medidas presentadas por Sanidad son "economicistas" y "perjudican seriamente al servicio farmacéutico" y hacen peligrar el modelo español de oficina de farmacia.

"No hay nada en estas medidas que indique que servirán para aumentar la calidad en la atención y dispensación farmacéutica. Muy al contrario, estrangulan de nuevo a la Oficina de Farmacia en su capacidad generadora de empleo y en su servicio de calidad", señaló FEFE en un comunicado.

De este modo, asegura que "sin actuar sobre la demanda es imposible garantizar la sostenibilidad" del SNS, y aseguran que para solucionar los problemas presupuestarios son necesarias medidas estructurales "y no actuar solamente sobre precios y márgenes".

En lo que respecta a la reducción del precio de los genéricos, advierten de que supondrá "un golpe mortal" para unos fármacos que han visto reducido su precio recientemente y que, a su vez, ponen "en una difícil situación a empresas que, en gran parte, son de capital español y peligrando el mantenimiento de muchos puestos de trabajo".

Además, la patronal farmacéutica acuso a Sanidad y las comunidades de haber tomado estas decisiones "a espaldas de los agentes del sector" y de utilizar la vía de urgencia del Decreto Ley para "privar al Parlamento de sus competencias para discutir o modificar el texto".