Publicado 26/01/2021 17:45CET

Un nuevo tratamiento de mantenimiento para la leucemia mieloide aguda prolonga la vida de los pacientes

Muestra de médula ósea mostrando leucemia mieloide aguda B
Muestra de médula ósea mostrando leucemia mieloide aguda B - EASP - Archivo

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con leucemia mieloide aguda (LMA), la forma más común de leucemia aguda en adultos, que han entrado en remisión después de la quimioterapia inicial, permanecen así por más tiempo y han mejorado la supervivencia general cuando se les administra una pastilla del fármaco contra el cáncer azacitidina, según un ensayo clínico de fase 3 internacional publicado en 'New England Journal of Medicine'.

Esta es la primera vez que un tratamiento de mantenimiento para la leucemia mieloide aguda ha mostrado un beneficio tan importante para los pacientes y, de hecho, ya se está adoptando como parte de la atención estándar.

"Por fin, tenemos un tratamiento eficaz que se puede administrar en el entorno posterior a la remisión para ayudar a mantener a los pacientes con AML en remisión y mejorar su supervivencia. Estamos especialmente satisfechos de que el fármaco se tolere muy bien, de modo que la calidad de vida no se vea comprometida", han dicho los investigadores.

El ensayo clínico aleatorizado de fase 3 de 472 pacientes de 148 centros médicos de todo el mundo, conocido como 'Ensayo QUAZAR AML-001', evaluó si la recaída podría retrasarse utilizando azacitidina oral como terapia de mantenimiento.

Los investigadores encontraron que los pacientes que tomaban 300 mg del fármaco durante dos semanas cada mes tenían mejoras estadísticamente y clínicamente significativas en la supervivencia sin recaídas (SLR) y la supervivencia general (SG). La mediana de SLR y SG fueron, respectivamente, 10,2 meses y 24,7 meses con azacitidina oral, frente a sólo 4,8 y 14,8 meses para los pacientes que tomaban placebo.

Dos años después del inicio del tratamiento de mantenimiento, el 50,6 por ciento de los pacientes con azacitidina había sobrevivido, en comparación con el 37,1 por ciento de los pacientes con placebo. Los efectos secundarios fueron moderados y manejables.

Se cree que la azacitidina actúa principalmente como un fármaco 'hipometilante' que elimina las marcas químicas llamadas grupos metilo del ADN de las células. Los grupos metilo regulan la actividad de los genes, generalmente silenciando los genes cercanos, y se cree que la eliminación de los grupos metilo restaura la actividad de los genes supresores de tumores que contrarrestan la proliferación de células cancerosas.

Los efectos secundarios de la azacitidina oral que fueron algo más comunes en el grupo de tratamiento incluyeron vómitos, recuentos bajos de glóbulos blancos e infecciones, pero estos generalmente se consideraron manejables y no resultaron en la interrupción del tratamiento.

Para leer más