Publicado 16/06/2021 12:25CET

Un nuevo fármaco muestra beneficios en la prevención del daño vascular asociado a obesidad

Archivo - Persona con obesidad
Archivo - Persona con obesidad - HOSPITAL RUBER INTERNACIONAL - Archivo

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio con participación de investigadores españoles ha desarrollado un nuevo fármaco, el compuesto 21, que demuestra efectos beneficiosos en la prevención del daño vascular asociado a la obesidad. El estudio, publicado en la revista 'Clinical Science', ha sido financiado por la Fundación Universitaria San Pablo CEU / Banco Santander y por el Ministerio de Economía y Competitividad.

La investigación aporta evidencias sobre las alteraciones que una dieta rica en grasa provoca en la señalización del receptor endotelial de angiotensina II de tipo 2 (R-AT2). Este receptor, importante en la regulación del tono arterial al mantener la funcionalidad del endotelio vascular por activación de la síntesis de óxido nítrico, ejerce sus funciones a través de la formación de dímeros con el receptor de bradiquinina (R-B2) y el receptor Mas (R-Mas). Sin embargo, la obesidad induce alteraciones en la comunicación entre dichos receptores, conduciendo al desarrollo de daño vascular.

El tratamiento con el compuesto 21 previene estas alteraciones al favorecer la dimerización y la señalización de estos receptores, aumentando la disponibilidad de óxido nítrico y, por tanto, manteniendo la función endotelial.

Además, es un activador del denominado 'brazo protector' del sistema renina-angiotensina que, podría constituir una potencial herramienta terapéutica en el tratamiento del daño vascular en personas obesas por su estructura no peptídica y su actividad por vía oral.

"Es interesante destacar que los efectos vasculares del compuesto 21 son independientes de sus efectos metabólicos, ya que no se observan cambios en el peso corporal en respuesta al tratamiento. El estudio también pone de manifiesto que el Compuesto 21 puede contribuir tanto a identificar nuevas dianas terapéuticas como al diseño de nuevos fármacos eficaces en el tratamiento/prevención de las alteraciones vasculares que se observan en la obesidad", explican los autores.

El compuesto 21 está reconocido como medicamento huérfano (un tipo de fármacos dirigidos al tratamiento de enfermedades muy infrecuentes que no son desarrollados ampliamente por la industria farmacéutica por razones económicas pero que responden a necesidades de salud pública) para el tratamiento de la fibrosis pulmonar idiopática, tanto por las autoridades regulatorias europeas como por las de Estados Unidos, y se encuentra además en fase de estudio para el tratamiento de la COVID-19 (Ensayo clínico en fase III).

En el estudio han participado investigadores del Grupo MET-VASC-Metabolismo y Función Vascular- de la Universidad CEU San Pablo dirigido por Marta Viana, Beatriz Somoza y Marta Gil Ortega, en colaboración con Marisol Fernández Alfonso, del Grupo para el Estudio de la Salud Cardiometabólica (GESCAMET) de la Universidad Complutense de Madrid; Ulrike Muscha Steckelings de la Universidad de Odense, Dinamarca; Thomas Unger, de la Universidad de Maastricht, CARIM y, William Boisvert de la Universidad de Hawaii.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras causas de mortalidad en el mundo y la obesidad constituye un importante factor de riesgo para su desarrollo. A pesar de que el tratamiento de la obesidad se ha mejorado y ampliado en los últimos años, el daño vascular en pacientes obesos es difícil de revertir, por lo que es necesario investigar más en detalle los mecanismos implicados en su desarrollo y buscar fármacos más efectivos, según destacan los investigadores.