Publicado 05/11/2021 07:06CET

Un nuevo fármaco libera los vasos tumorales para facilitar la administración de medicamentos contra el cáncer

Archivo - Laboratorio. Probeta
Archivo - Laboratorio. Probeta - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / PATTONMANIA/ENAC

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un anticuerpo terapéutico desarrollado por científicos del University College de Londres (UCL) desbloquea y normaliza los vasos sanguíneos del interior de los tumores cancerosos, lo que permite una administración más eficaz de los tratamientos dirigidos contra el cáncer, según publican en la revista 'MED'.

Estos hallazgos en ratones son los primeros en demostrar que la inhibición de la actividad de LRG1, una proteína producida en muchos tejidos tumorales, libera la angiogénesis (formación de vasos sanguíneos) desorganizada, una de las principales causas de morbilidad en numerosas enfermedades, incluido el cáncer.

Los investigadores afirman que el novedoso fármaco ofrece la posibilidad de lograr un resultado mucho mejor en los pacientes que responden mal a los actuales tratamientos estándar para los cánceres, incluidos los de mama, colon, vejiga, próstata y pulmón.

Además, los investigadores también descubrieron que el anticuerpo mejoraba significativamente la capacidad de las inmunoterapias para reducir los tumores sólidos, incluidos los cánceres resistentes a los inhibidores de puntos de control inmunitarios y a la terapia con células CAR-T, algo que los clínicos y los científicos han luchado por superar.

Al explicar el estudio, el coautor principal, el profesor John Greenwood, del Instituto de Oftalmología del UCL, señala que "los cánceres necesitan un suministro de sangre para crecer, pero cuando se forman nuevos vasos dentro de un tumor suelen ser anormales, lo que da lugar a un suministro de oxígeno comprometido que puede hacer que el tumor sea más agresivo".

"Esta alteración del riego sanguíneo también limita la administración de las terapias, reduciendo su eficacia y contribuyendo a la resistencia al tratamiento --prosigue--. Nos preguntamos si el bloqueo de la actividad de una nueva molécula que daña los vasos sanguíneos, a saber, LRG1, permitiría que los vasos crecieran con mayor normalidad, reduciendo así la expansión del tumor y, lo que es más importante, mejorando la administración y la eficacia de otros fármacos".

Para el estudio se administró un anticuerpo bloqueador de LRG1 desarrollado por el UCL a ratones con tumores en presencia y ausencia de varios tratamientos contra el cáncer, simulando cursos de tratamiento similares a los de los seres humanos.

En los modelos de cáncer examinados, el anticuerpo, cuando se utilizó solo (monoterapia), mejoró significativamente el flujo sanguíneo y la oxigenación y redujo las tasas de crecimiento del tumor. Cuando se combinó con quimioterapia, o con nuevas inmunoterapias que han demostrado menor utilidad en tumores sólidos, como carcinomas y glioblastomas, se produjo un aumento de la infiltración de células inmunitarias y de la actividad de eliminación de células tumorales en el interior del tumor en comparación con la monoterapia.

El profesor Stephen Moss, también del Instituto de Oftalmología del UCL y coautor del estudio, afirma que, aunque resulte paradójico, el hallazgo de que el cáncer de próstata es una de las principales causas de mortalidad en el mundo, es un hecho que se debe a la falta de información".

"Aunque sea contraintuitivo, encontrar una forma de normalizar los vasos sanguíneos de los tumores cancerosos se ha convertido en un objetivo clínico, pero la identificación de una herramienta terapéutica eficaz ha resultado esquiva --subraya--. Nuestros resultados aportan pruebas directas de que el bloqueo de la proteína LRG1, que se produce en niveles elevados en los tumores, normaliza la vasculatura y mejora la eficacia actual, que no es óptima, de las inmunoterapias, incluida la inhibición de puntos de control y la terapia con células CAR-T, en los cánceres sólidos.

"Esto abre la posibilidad de conseguir un resultado mucho mejor en muchos pacientes con cáncer que responden mal al tratamiento estándar actual", asegura.

En 2008, el mismo equipo de investigación del Instituto de Oftalmología del UCL descubrió que LRG1 era un potente estimulador de la angiogénesis anormal en el ojo humano y que contribuía a los problemas vasculares asociados a enfermedades como la retinopatía diabética y la degeneración macular húmeda asociada a la edad (DMAE). Este descubrimiento se publicó en la revista 'Nature' en 2013 y condujo al desarrollo de un anticuerpo terapéutico dirigido a LRG1 para el tratamiento de enfermedades oculares, que se probó con éxito en ratones.

Para este último estudio, los investigadores utilizaron el mismo anticuerpo terapéutico para ver si bloqueaba LRG1 y normalizaba la angiogénesis en los tumores cancerosos y si esto mejoraba la eficacia de varios tratamientos actuales contra el cáncer que no son óptimos.

El equipo de investigación ha desarrollado una versión humana del anticuerpo bloqueador de LRG1, denominada magacizumab, que está lista para pasar a los ensayos clínicos en pacientes con cáncer y enfermedades oculares.

Con el apoyo de UCL Business y el Fondo Tecnológico del UCL, se ha creado una empresa derivada llamada PanAngium Therapeutics, para acelerar futuros desarrollos clínicos del fármaco.

Contador

Para leer más