Actualizado 07/11/2011 14:56 CET

No existe ninguna confrontación entre fármaco de marca y el genérico, según Farmaindustria y AESEG

Alcer
ALCER/ EP

MADRID, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

No existe ninguna confrontación entre la industria farmacéutica de marca y la de genéricos, según han coincidido en señalar el director General de la Asociación Española de Medicamentos Genéricos (AESEG), Ángel Luis Rodríguez, y el director de Comunicación de Farmaindustria, Julián Zabala, durante la mesa redonda dedicada a la entrada en vigor de la prescripción por principio activo, dentro de las XXIV Jornadas Nacionales de Enfermos Renales ALCER celebradas este fin de semana en Madrid.

"Nosotros siempre decimos que los genéricos son imprescindibles y apostamos por los genéricos como elemento de ahorro para el sistema por muchas razones", afirmaba Zabala, al tiempo que Rodríguez afirmaba que ambos productos son "complementarios".

"El genérico no es un invento de la industria farmacéutica. Son las administraciones sanitarias las que han considerado que se podían desarrollar los genéricos. De hecho hay compañías farmacéuticas que tienen en el mismo grupo empresarial divisiones de medicamentos de marca y divisiones de genéricos", añadía.

Respecto a su opinión sobre el Decreto Ley, Zabala teme que al obligar por principio activo se puedan crear "conflictos" a la industria farmacéutica de marcas y a la industria farmacéutica de genéricos.

"¿Por qué es obligatorio prescribir por principio activo en un contexto en el que una marca y un genérico cuestan exactamente lo mismo? ¿Por qué se le quita al médico la capacidad de prescribir con precisión lo que quiere que tome el paciente?", se pregunta el representante de Farmaindustria.

Por su parte, Rodríguez ha defendido el uso del genérico recordando que el organismo humano no distingue entre un medicamento de marca y un genérico porque son bioequivalentes, es decir, tienen la misma concentración en sangre y actúan con la misma velocidad en el tiempo.

"Esto son dos curvas, de tiempo y concentración y en el momento en que ambas curvas son superponibles, no es la AESEG sino la Agencia Española del Medicamento quien afirma que el fármaco es bioequivalente y por tanto tiene la misma calidad, seguridad y eficacia", ha añadido.

MIEDO A LOS POSIBLES ERRORES

Por su parte, el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha contra las Enfermedades Renales (ALCER), Alejandro Toledo, quien ha actuado de moderador ha lamentado que en este debate no se le dé un papel principal al paciente y, por el contrario, se deja abierta la puerta a que la elección del fármaco la haga el farmacéutico.

"Las autoridades sanitarias no tienen intención de realizar la adecuada información al paciente. Especialmente preocupante es el caso de los enfermos crónicos como los renales que pueden ver cambiado su tratamiento de toda la vida y peligrar su salud", añade.

"En el caso de los medicamentos de estrecho margen terapéutico como los inmunosupresores ya se están produciendo errores en la prescripción al cambiar en Atención Primaria la prescripción de marca por el principio activo, poniendo en peligro el órgano trasplantado que lleva el paciente" ha afirmado Toledo, quien además preguntó cómo evitar esos errores.

A esta pregunta, Zabala ha afirmado que la mejor solución es "un paciente informado que pueda interactuar con el médico". "El paciente es el primero que tiene que velar por que no se produzca esa intercambiabilidad que el Real Decreto no ha sabido garantizar y menos aún en cada una de las 17 interpretaciones del mismo que hay en cada una de las 17 comunidades autónomas en un ejercicio de dificultad de la equidad", advierte.

Mientras, el presidente de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), el doctor Alberto Martínez Castelao, ha afirmado que "es muy importante que la bioequivalencia se respete, y esté garantizada para todo tipo de fármacos y muy especialmente para los inmunosupresores".