Médicos de AP proponen incluir los tratamientos naturales como una opción terapéutica para los dolores de espalda

Actualizado 06/10/2014 18:26:11 CET
Dolor de espalda
EUROPA PRESS

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha elaborado la 'Guía sobre el Abordaje del dolor de Espalda en Atención Primaria' en la que, entre otros temas, abogan por incluir los tratamientos de origen natural, los de acción biorreguladora, como una nueva opción terapéutica para tratar los dolores de espalda.

"La medicina biorreguladora carece de los efectos secundarios y reacciones adversas de los tratamientos convencionales y tiene una tolerabilidad muy buena", ha asegurado el director de la Escuela de Medicina del Deporte y uno de los autores de la guía, Miguel del Valle.

De hecho, prosigue, los fármacos biorreguladores se componen de principios activos de origen vegetal y mineral, en microdosis equivalentes a las que se encuentran en el sistema inmune, y ayudan al organismo a reparar los tejidos alterados y a restaurar el funcionamiento correcto tras una lesión o alteración orgánica.

"Estas sustancias modulan muchos componentes relacionados con la inflamación y suelen producir efectos beneficiosos en el tratamiento del dolor de espalda agudo y crónico, por lo que son un recurso terapéutico más", ha apostillado, para asegurar que estos medicamentos "permiten compensar el abuso de otros como corticoides, antiinflamatorios o relajantes musculares, los cuales no conviene tomar de manera prolongada por sus efectos adversos, sobre todo a nivel digestivo".

En concreto, en la guía se destacan tres fármacos indicados para el dolor de espalda: 'Traumeel' (Heel), sobre el que más se ha investigado y que ha demostrado tener propiedades para aliviar el dolor y la inflamación; 'Spascupreel' (Heel), que sirve como sustituto de los miorrelajantes; y 'Discus compositum' (Heel), más indicado para el dolor de origen discal.

LA LUMBALGIA, EL DOLOR DE ESPALDA MÁS FRECUENTE

El dolor de espalda más frecuente es la lumbalgia, la cual supone el 70 por ciento de los casos de dolor crónico más frecuente, y afecta al 15 por ciento de las personas mayores de 20 años.

"Hay que tener en cuenta que, aunque la mayoría de los casos suelen mejorar de manera espontánea, entre un 10 y un 20 por ciento evolucionan hacia la cronicidad cuando la duración de sus síntomas superan las 12 semanas", ha explicado el coordinador del Grupo de Trabajo del Aparato Locomotor de la Semergen y de la guía, Sergio Giménez Basallote.

En cuanto a su causa, recalca, el 80 por ciento son "inespecíficas" y suponen dolor entre la base del cráneo y el límite inferior de las nalgas, sin que sean consecuencia de ningún traumatismo o enfermedad y cuyo origen es más bien mecánico o postural y asociado al envejecimiento.

Entre los principales factores de riesgo se encuentran el realizar trabajos que impliquen cargas o cualquier movimiento que sobrecargue la columna lumbar, el estrés o ansiedad, ausencia de actividad física o hábitos de vida poco saludables como el tabaco, el sobrepeso o el sedentarismo.

"Hasta un 80 por ciento de la población general sufrirá dolor lumbar al menos una vez en su vida, lo que es más frecuente en mujeres que en hombres. Por ello, debemos analizar la problemática laboral, la dinámica familiar, el sistema de creencias del paciente sobre el dolor lumbar y los posibles problemas psicológicos que puedan contribuir a la perpetuación del cuadro doloroso", ha zanjado el médico reumatólogo del Hospital Clínico de Málaga y también autor de la guía, José Luis Casals Sánchez.

Para leer más