Publicado 07/01/2022 12:40CET

Medicamentos comunes para la osteoporosis estimulan la respuesta inmunitaria en los pulmones

Archivo - Pulmones, EPOC.
Archivo - Pulmones, EPOC. - HOSPITAL LA LUZ - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Instituto Garvan de Investigación Médica (Australia) han revelado que un tratamiento común para la osteoporosis estimula las células inmunes en el pulmón que forman una de las primeras líneas de defensa contra los patógenos.

Los hallazgos se han publicado en la revista 'eLife' y ha realizado modelos experimentales, en los que el tratamiento con bisfosfonatos estimuló a los macrófagos pulmonares para montar una respuesta más fuerte contra un desafío inmunológico.

"Los bisfosfonatos son una clase segura y eficaz de medicamentos para la osteoporosis que han sido el estándar de atención desde la década de 1990 para prevenir la pérdida de hueso y reducir el riesgo de fracturas. Hemos encontrado un beneficio potencial adicional para este tratamiento: puede estimular la función inmunológica de las células pulmonares, lo que puede proteger contra infecciones respiratorias y neumonía. Nuestra evidencia justifica una mayor investigación que esperamos conduzca a mejores resultados de salud en la población mayor, que tiene un mayor riesgo de neumonía y osteoporosis", ha comentado el autor principal del estudio, Mike Rogers.

Entre las razones por las que surgió el estudio, la primera autora del artículo, Marcia Muñoz, ha explicado que han intentado comprende la razón por la cual los bisfonatos tienen un efecto beneficioso en la protección contra la neumonía. Por ello, administraron un bisfosfonato llamado ácido zoledrónico a modelos de ratón y rastrearon cómo el medicamento se movía hacia diferentes células.

"Anteriormente se pensaba que los bifosfonatos actúan solo en los huesos, pero descubrimos que son captados por macrófagos en el pulmón, que son células de 'primera respuesta' que pueden reconocer, engullir y destruir un patógeno durante una respuesta inmune", ha revelado Muñoz.

Tras ello, el equipo probó la respuesta inmune de su modelo exponiéndolos a LPS, una molécula que se encuentra en la superficie de las bacterias, que se usa comúnmente para evaluar la respuesta a la infección. Así descubrieron que incluso después de una sola dosis de bisfosfonato, la actividad de los macrófagos en el pulmón había aumentado en comparación con los ratones que no habían recibido el tratamiento.

En el esqueleto, los bifosfonatos previenen la pérdida ósea al bloquear una enzima que necesitan las células especializadas que descomponen el hueso. En las células inmunitarias del pulmón, encontramos que el tratamiento bloqueaba la misma enzima, que en este caso mejoraba la respuesta inmunitaria", ha subrayado la segunda autora de la investigación, Emma Fletcher.

Contador