Un medicamento restaura el color de la piel con vitíligo

Vitíligo
DR. BRETT KING
Publicado 24/06/2015 17:53:33CET

   MADRID, 24 Jun. (INFOSALUS) -

   El vitíligo es una enfermedad frecuente, psicológicamente devastadora, que hace que la piel pierda su pigmentación o color y que afecta a poco más del 1 por ciento de la población. Las lesiones, que aparecen de forma gradual y rara vez desaparecen espontáneamente, pueden ser solitarias o múltiples, en cuyo caso pueden distribuirse al azar o afectar sólo a las zonas periféricas.

   Los tratamientos actuales, como cremas de esteroides y terapia de luz, no son confiablemente eficaces para revertir la enfermedad. Sin embargo, coincidiendo con el Día Mundial del Vitíligo, que se celebra este jueves 25 de junio, hemos conocido que el tratamiento de ésta enfermedad podría dar un salto cuantitativo gracias al uso de un medicamento para tratar la artritis reumatoide.

   En un artículo publicado en 'JAMA Dermatolgy', dermatólogos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, Estados Unidos, han anunciado que usando un fármaco para artritis reumatoide ha restaurado color de la piel en un paciente que sufre de vitíligo.

   Los recientes avances en la investigación del vitíligo llevaron a los investigadores de Yale a considerar una clase existente de medicamentos aprobados por la agencia norteamericana del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) conocidos como inhibidores de la quinasa Janus (JAK), como un posible tratamiento.

   El año pasado, Brett King, profesor asistente de Dermatología e investigador principal de la investigación, abrió un nuevo camino cuando publicó un documento que demuestra la eficacia del inhibidor de JAK citrato de tofacitinib en el tratamiento de la pérdida de cabello causada por la alopecia areata. King y la coautora Brittany Craiglow creían que la misma medicina podría ser eficaz para el vitíligo.

   Para probar la hipótesis, King y Craiglow administraron tofacitinib a un paciente de 53 años de edad, con manchas blancas prominentes por la cara, las manos y el cuerpo. Durante más de un año antes de tomar tofacitinib, el número de estos puntos blancos había ido en aumento.

   Durante dos meses de tratamiento, el paciente experimentó repigmentación parcial en la cara, los brazos y las manos. Tras cinco meses, las manchas blancas en la cara y las manos casi habían desaparecido, con sólo unos pocos puntos restantes en otras partes de su cuerpo. Notablemente, tofacitinib no causó efectos secundarios adversos durante el curso del tratamiento.

   Los resultados podrían representar un gran avance en el tratamiento del vitíligo, dicen los investigadores. "Aunque es sólo un caso, previmos el éxito del tratamiento de este paciente en base a nuestro conocimiento actual de la enfermedad y cómo funciona el fármaco", dijo King.

   King cree que es necesaria una mayor investigación para confirmar la seguridad del medicamento y la eficacia y citó el trabajo del dermatólogo y científico del Centro Médico de la Universidad de Massachusetts John Harris como la inspiración para probar tofacitinib en este paciente. Este experto espera llevar a cabo un ensayo clínico utilizando tofacitinib o un medicamento similar, ruxolitinib, para el tratamiento del vitíligo.