Publicado 26/05/2022 16:11

Un medicamento derivado de las leguminosas, nuevo recurso terapéutico para ayudar a dejar de fumar

Archivo - Encendiendo un cigarrillo.
Archivo - Encendiendo un cigarrillo. - PIXABAY - Archivo

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

Un compuesto, denominado citisina y derivado de plantas leguminosas, está comenzando a ser empleado con buenos resultados en las consultas para ayudar a los pacientes a dejar el hábito tabáquico, según ha dicho la neumóloga de IMQ y vocal de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), Inmaculada Gorordo.

"Se trata de una medicina que lleva más de 40 años de uso en países de Europa del Este y en algunos países asiáticos", ha comentado, informar de que la citisina se une a los receptores de la nicotina en el organismo, los activa y eso provoca la liberación de la dopamina, un neurotransmisor que también es conocido de manera popular como la 'hormona del placer'.

De hecho, prosigue, gracias a este mecanismo, el medicamento reduce los síntomas de abstinencia de la nicotina cuando se deja de fumar. Y por otro lado, como también funciona como un antagonista, al bloquear los receptores nicotínicos, cuando se fuma y llega una nueva dosis de nicotina, los receptores del organismo están bloqueados por este producto, por lo que no se produce ese mecanismo de recompensa que se da normalmente cuando se consume nicotina. "Por ello, y por los resultados que estamos observando, creemos que, aunque no está financiado actualmente, es un medicamento que va a ir bien", ha añadido la neumóloga de IMQ.

EL TABACO TIENE MÁS DE CUATRO MIL SUSTANCIAS TÓXICAS

Los perjuicios del tabaco para la salud son muy extensos y se encuentran evidenciados de manera científica con gran detalle. Tal y como ha recalcado Gorordo en el tabaco se encuentran más de cuatro mil sustancias tóxicas.

Asimismo, se ha constatado la relación del tabaquismo con 19 tipos distintos de cáncer; algunos de ellos, como una relación directa, tal y como sucede en los casos de cáncer de pulmón y de vejiga; y otros, como aumento relevante del riesgo de desarrollarlos, como puede ser el cáncer de garganta, de esófago, de mama, cáncer digestivo, hematológico y un largo etcétera. Además, hay un riesgo mucho mayor de recaída en el cáncer para las personas que, habiéndolo superado, siguen con el hábito tabáquico.

"Pero no se acaban ahí los perjuicios del tabaco: también influye negativamente en problemas pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), en el asma, en las neumonías, en los infartos agudos de miocardio, en las taquicardias, en la tensión arterial, en los ictus, en la enfermedad arterial periférica, etcétera", ha zanjado.