Publicado 16/06/2022 07:49

Medicalizar la menopausia puede ser inútil para algunas mujeres

Archivo - Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco.
Archivo - Mujer madura tomando una pastilla. Menopausia. Fármaco. - FIZKES - Archivo

MADRID, 16 Jun. (EUROPA PRESS) -

Tratar la menopausia como una deficiencia hormonal que requiere tratamiento es inexacto y alimenta expectativas negativas que podrían ser perjudiciales para las mujeres, argumentan expertos en 'The BMJ'.

La menopausia es un acontecimiento natural para la mitad de la población, pero la experiencia varía considerablemente entre las mujeres y en la misma mujer a lo largo del tiempo, escriben Martha Hickey, de la Universidad de Melbourne y el Royal Women's Hospital Victoria (Australia), y sus colegas. Aunque las mujeres con sofocos y sudores nocturnos intensos suelen beneficiarse de la terapia hormonal para la menopausia, la mayoría de ellas consideran que la menopausia es un proceso natural y prefieren no tomar medicamentos.

Así, los autores ven la necesidad urgente de una narrativa más realista y equilibrada que desafíe activamente la discriminación por razón de edad. Por ejemplo, los estudios cualitativos muestran que las mujeres informan de las consecuencias positivas y negativas de la menopausia. Entre las consecuencias positivas se encuentran la ausencia de la menstruación, los síntomas premenstruales y la necesidad de utilizar anticonceptivos.

Los factores sociales y culturales desempeñan un papel importante en las expectativas y experiencias de las mujeres con respecto a la menopausia, afirman. En las sociedades en las que se valora a las mujeres por su juventud y fertilidad, la menopausia es sinónimo de declive. La creencia de que el envejecimiento puede retrasarse o invertirse mediante la terapia hormonal sustitutiva (THS) persiste y se ve reforzada por los medios de comunicación, la literatura médica y la información dirigida a las mujeres, a menudo impulsada por intereses comerciales, escriben.

Además, la medicalización, centrada en los síntomas, lleva a las mujeres a esperar lo peor. Esto puede afectar directamente a la forma en que experimentan la menopausia, ya que las mujeres con expectativas negativas son más propensas a tener síntomas molestos. Después de la menopausia, las mujeres tienen actitudes más positivas, "lo que sugiere que las expectativas negativas mediadas por la sociedad no siempre coinciden con la realidad de las experiencias de las mujeres", señalan los autores.

Los estudios también sugieren que la mayoría de las mujeres no se sienten preparadas para la menopausia y carecen de conocimientos importantes sobre qué esperar y cómo optimizar su salud. "Junto con el escaso debate público, la escasa educación y la vergüenza asociada al envejecimiento de las mujeres, esto provoca vergüenza y expectativas negativas sobre la menopausia", advierten.

Por ello, piden que se realicen esfuerzos para aumentar la conciencia pública y reducir el estigma en torno a la menopausia y el envejecimiento para ayudar a mejorar la experiencia de las mujeres. "Normalizar el envejecimiento en las mujeres y celebrar la fuerza, la belleza y los logros de las mujeres mayores puede cambiar la narrativa y proporcionar modelos positivos", escriben.

Aplauden los nuevos avances en el Reino Unido, como la enseñanza sobre la menopausia en el plan de estudios de la escuela secundaria, las políticas sobre la menopausia en el lugar de trabajo y los recursos en línea para ayudar a los empleadores a apoyar a sus empleados a manejar los síntomas de la menopausia.

"Aunque los resultados de estas políticas deberán ser objeto de un cuidadoso seguimiento, seguir aumentando la concienciación mediante campañas de salud pública y educación puede ayudar a las mujeres a esperar -y disfrutar- de experiencias más positivas de la menopausia", concluyen.

En su columna habitual, la doctora Rammya Mathew habla de las recientes críticas a los médicos de cabecera después de que una serie documental sobre la menopausia realizada por la popular presentadora de televisión Davina McCall informara de que "montones de casos" de mujeres habían sufrido a manos de su médico de cabecera, después de que les dijeran que no necesitaban THS o que no estaban menopáusicas.

"No niego que algunas mujeres hayan sido defraudadas, y aplaudo a Davina por concienciar sobre lo que a menudo se considera todavía un tema tabú en la sociedad", escribe Mathew. Sin embargo, afirma que la verdad más matizada es que se han dado muchos giros en U respecto a la seguridad de la THS, que han tenido un impacto duradero en la confianza de los profesionales en las pruebas disponibles. Los síntomas de las mujeres no siempre pueden atribuirse a la menopausia, y aunque los beneficios de la THS superan los riesgos en la mayoría de las mujeres, no siempre es así

"Muchas de mis pacientes afirman que les he devuelto la sensación de bienestar después de hablar de la menopausia y tomar una decisión conjunta sobre la THS", apunta. Y cree que los médicos de cabecera de todo el país hacen exactamente lo mismo y reciben comentarios positivos similares.

Contador