Publicado 14/04/2020 11:44:01 +02:00CET

Lilly comienza ensayos clínicos con baricitinib para probar su eficacia y seguridad en el Covid-19

Covid-19, nuevo coronavirus
Covid-19, nuevo coronavirus - CLINICA MARGEN

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Eli Lilly and Company ha anunciado que ha llegado a un acuerdo con el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), parte del Instituto Nacional de la Salud (NIH) de Estados Unidos, para estudiar baricitinib en una de las ramas de un ensayo clínico adaptativo en Covid-19, y cuyos resultados se esperan tener en los próximos dos meses.

En concreto, el trabajo, que comenzará este mes en Estados Unidos y se espera que se extienda a otros países de Asia y Europa, investigará la eficacia y seguridad de baricitinib como un potencial tratamiento para pacientes hospitalizados con un diagnóstico del nuevo coronavirus.

Baricitinib, un inhibidor de JAK1/JAK2 comercializado como 'Olumiant', está aprobado en más de 65 países para el tratamiento de pacientes adultos con artritis reumatoide activa de moderada a grave. La ficha técnica del medicamento incluye advertencias sobre el riesgo de desarrollar infecciones graves, un riesgo que puede estar relacionado con los efectos de baricitinib en el sistema inmune.

Dada la cascada inflamatoria que se produce en los pacientes infectados por Covid-19, se ha planteado la hipótesis de que la actividad antiinflamatoria de baricitinib pueda tener un potencial efecto beneficioso en dichos pacientes, lo que ha dado lugar a la autorizado de más estudios en pacientes con esta infección.

Esta colaboración con el NIAID es solo una de las iniciativas de Lilly para abordar la crisis sanitaria del COVID-19 a nivel mundial, ya que la compañía también ha anunciado que estudiará su fármaco LY3127804, un anticuerpo monoclonal dirigido a la angiopoyetina-2 (Ang2).

Los ensayos clínicos de fase 2 evaluarán su eficacia en pacientes hospitalizados, con Covid-19, que desarrollan neumonía y tienen un riesgo alto de desarrollar un síndrome de distrés respiratorio agudo. Y es que, se sabe que la Ang-2 está elevada en pacientes con dicho síndrome y Lilly estudiará si la inhibición de los efectos de Ang-2 podría reducir la progresión de la enfermedad o la necesidad de ventilación mecánica en pacientes con Covid-19. Este estudio empezará este mes en varios centros de Estados Unidos.

"Lilly está respondiendo rápidamente, y utilizando todos sus recursos para ayudar a luchar contra esta pandemia. Desarrollar medicamentos con potencial terapéutico en COVID-19 es parte de nuestra misión humanitaria y vital. Para tener éxito, debemos utilizar todos nuestros recursos, los datos y la experiencia, y trabajar conjuntamente con el gobierno, el mundo académico y con otras compañías. Estamos expectantes por conocer los resultados, tanto de baricitinib, como de los ensayos clínicos con Anti-Ang2", ha destacado el director científico de Lilly y presidente de la Investigación en Laboratorios de Lilly, Daniel Skovronsky.

Lilly no prevé que se produzca desabastecimiento de ninguno de sus fármacos, entre los que se incluye baricitinib, que se mantiene disponible en los países en los que su uso está autorizado. Si los esfuerzos en investigación sobre baricitinib en Covid-19 fueran favorables, Lilly continuaría ofreciendo un adecuado suministro capaz de satisfacer tanto su utilización en la práctica clínica como en la investigación.

"Existe una necesidad urgente de nuevas estrategias para ayudar a los pacientes hospitalizados con Covid-19, muchos de los cuales progresan a fallo respiratorio. El estudio de NIAID representa una oportunidad importante para estudiar si baricitinib puede ayudar a estos pacientes", ha explicado el profesor de medicina y salud global de la Escuela Universitaria de Medicina de Emory, Vincent C. Marconi.

Para leer más