Publicado 21/07/2020 7:17:33 +02:00CET

Investigan la estructura de la oxitocina para el desarrollo de fármacos para el autismo

Autismo, Asperger, niño serio
Autismo, Asperger, niño serio - PIXABAY / VICTORIA_BORODINOVA - Archivo

   MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La oxitocina juega un papel en varios trastornos de salud mental y en la reproducción sexual. Investigadores de la Universidad de Zúrich ahora han determinado la estructura tridimensional del receptor de oxitocina al que se une la hormona, lo que podría abrir vías para el desarrollo de nuevos medicamentos para tratar una variedad de enfermedades.

   La llamada oxitocina 'hormona del amor' no solo está involucrada en el fortalecimiento de la relación madre-hijo y en la regulación del vínculo social. También juega un papel importante en diferentes trastornos de salud mental como el autismo, el síndrome de Asperger, la ansiedad social o la vulnerabilidad a la adicción.

   Además, comienza el trabajo de parto, el proceso de nacimiento y las características en muchos aspectos de la reproducción sexual, así como los trastornos correspondientes. La hormona ejerce todos estos efectos al unirse al receptor de oxitocina. Por lo tanto, las sustancias que se dirigen al receptor de oxitocina tienen un gran potencial terapéutico para una variedad de enfermedades.

   Desde su descubrimiento hace casi 30 años, los investigadores han intentado desarrollar medicamentos que se unan específicamente al receptor de oxitocina. Sin embargo, realizar tales experimentos resultó ser muy difícil. Excepto por la hormona oxitocina en sí, casi ningún medicamento dirigido al receptor de oxitocina ha sido aprobado para uso clínico.

   Un equipo dirigido por Andreas Plückthun, profesor del Departamento de Bioquímica de la Universidad de Zurich (UZH), ha determinado la detallada estructura tridimensional del receptor de oxitocina unido al fármaco candidato retosiban, que fue desarrollado para la supresión del parto prematuro.

   "La elucidación de la estructura del receptor de oxitocina fue una tarea extremadamente desafiante, que solo tuvo éxito gracias a una combinación de evolución dirigida y métodos de ingeniería de proteínas que desarrollamos en los últimos años --explica Plückthun--. Comprender la interacción tridimensional exacta del desafíoibán y el receptor de oxitocina a nivel atómico sirve como modelo para el desarrollo de nuevas terapias que regulan el funcionamiento del receptor".

   Los científicos también hicieron un descubrimiento adicional. "Para permitir la propagación eficiente de la señalización inducida por oxitocina, el receptor de oxitocina tiene que interactuar con dos sustancias adicionales: colesterol y magnesio", dice el candidato a doctorado Yann Waltenspühl.

   La determinación de la forma exacta del receptor permitió a los investigadores identificar regiones de interacción para ambas sustancias. "La identificación de estas regiones previamente desconocidas mejora fundamentalmente la comprensión del mecanismo del receptor", agrega el primer autor del estudio.

   Los nuevos hallazgos también podrían ser directamente aplicables a los receptores de vasopresina muy estrechamente relacionados. La hormona vasopresina controla el contenido de agua de los fluidos corporales y la presión arterial y, por lo tanto, sus receptores son objetivos farmacológicos para el tratamiento de muchas enfermedades, desde la enfermedad renal hasta la insuficiencia cardíaca.

   Al igual que el receptor de oxitocina, los receptores de vasopresina también se han implicado en trastornos del espectro autista. "Nuestro trabajo podría impulsar el desarrollo de nuevos medicamentos para una amplia gama de enfermedades humanas generalizadas y graves", concluye Andreas Plückthun.

Contador