Investigan una diana terapéutica prometedora en el cáncer de páncreas

Cáncer de páncreas
FLICKR ED UTHMAN - Archivo
Publicado 13/11/2018 7:35:39CET

   MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Un medicamento experimental puede ser eficaz contra una forma mortal de cáncer de páncreas cuando se usa en combinación con otras terapias de refuerzo inmunológico, según revela un estudio que se publica en la portada de la edición digital de este lunes de la revista 'Cancer Cell'.

Los hallazgos giran en torno al sistema inmunológico, que ataca a organismos extraños como las bacterias y deja a las células del cuerpo solas. Para ahorrar células normales, el sistema utiliza sensores de "punto de control" para desactivar las células inmunitarias cuando reciben la señal correcta. El cuerpo reconoce que los tumores son anormales, pero las células cancerosas ponen inadecuadamente el punto de control en "apagado" para evitar un ataque inmunológico.

   Los resultados actuales en ratones y células tumorales humanas cultivadas en el laboratorio mostraron que el fármaco del estudio, llamado GSK547, ayuda a otra clase de medicamentos llamados inhibidores de punto de control para organizar un ataque más agresivo contra las células tumorales que buscan evadir el aviso. La combinación GSK547 duplicó la supervivencia a 50 días en ratones con adenocarcinoma ductal pancreático, mientras que roedores similares a los que solo se les administraron inhibidores de punto de control vivieron 25 días.

   El estudio fue realizado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU, por sus siglas en inglés) y su Centro de Cáncer Perlmutter, en Estados Unidos, en colaboración con científicos de GlaxoSmithKline, el fabricante del medicamento que se está desarrollando. Además, la compañía espera lanzar un ensayo clínico de Fase I en noviembre con una versión del nuevo fármaco para realizar pruebas de seguridad en humanos y denominado GSK095.

   "Nuestros resultados respaldan la efectividad potencial de bloquear una vía de señalización en el adenocarcinoma ductal pancreático de una manera que complementa de manera potente los tratamientos existentes", dice George Miller, profesor en la Universidad de Nueva York. "Si los ensayos clínicos tienen éxito, esto podría ser realmente prometedor para muchas personas con enfermedad terminal", dice Miller, quien también se desempeña como vicepresidente de investigación en el Departamento de Cirugía en NYU Langone.

ACCIÓN CONTRA UNA ENZIMA QUE REGULA LAS CÉLULAS INMUNITARIAS

   Miller, coinvestigador senior del estudio y cirujano hepatobiliar, dice que GSK547 y GSK095 funcionan bloqueando la acción de una enzima llamada serina/treonina-proteína quinasa 1 o RIP1 que interactúa con el receptor. Esta enzima regula las células inmunitarias llamadas macrófagos que se alojan en los tumores, pero que luego "deciden" convertirse en un tipo de célula que suprime la respuesta inmunitaria en función de las señales emitidas por las células cancerosas.

   Miller agrega que estos macrófagos en el adenocarcinoma ductal pancreático no pueden activar las células T "asesinas", que normalmente atacarían las células cancerosas. Específicamente, el nuevo estudio encontró en pruebas de laboratorio de células de cáncer pancreático humanas que el tratamiento con el inhibidor de RIP1 GSK547provocó una duplicación de la activación de las células T asesinas y una disminución de cinco veces el tipo de células T influenciadas por macrófagos que suprime el sistema inmunológico.

   El adenocarcinoma ductal pancreático es la forma más común de cáncer pancreático, que ataca a más de 50.000 estadounidenses cada año y mata a casi la misma cantidad, dice Miller. Las opciones de tratamiento actuales, subraya, son pocas y se centran en el alivio del dolor o la cirugía y la radioterapia para prolongar la vida.

   Los intentos anteriores de aprovechar el sistema inmunológico para aumentar los recuentos de células T asesinas han fracasado, probablemente, según Miller, porque ha habido muy pocas células necesarias para atacar el cáncer, y los tumores continúan creciendo y propagándose. Miller señala que su equipo no ha visto este problema con GSK547, que funciona "hacia arriba" en el sistema inmunológico, antes de la activación de las células T, y como un "regulador maestro".

   Los medicamentos utilizados en combinación con GSK547 fueron un inhibidor de PD1, una terapia de bloqueo de punto de control que evita que las células cancerosas evadan el sistema inmunológico y un activador de la ICOS que ayuda a cebar las células T del sistema inmunitario para identificar las células cancerosas y atacarlas.

   "Nuestro enfoque está diseñado para convertir los tumores 'fríos' que evaden el sistema inmunológico en tumores 'calientes' que puede atacar el sistema --dice el coautor del estudio Wei Wang, investigador postdoctoral en el Departamento de Cirugía de la Universidad de Nueva York--. En última instancia, esperamos que nuestra investigación futura revele que la inhibición de la quinasa RIP1 se puede aplicar a varios cánceres que son resistentes a la inhibición del punto de control".

   El próximo ensayo clínico de Fase I con el medicamento del estudio utilizará GSK095, que se toma como una píldora dos veces al día durante el tiempo que se tolere sin progresión de la enfermedad. El estudio medirá los efectos secundarios del candidato a fármaco junto con su capacidad para tratar el cáncer. El fármaco inhibidor de la quinasa RIP1 se probará solo y, en un grupo separado de pacientes, en combinación con pembrolizumab, un inhibidor del punto de control.