Publicado 12/05/2021 14:27CET

La industria farmacéutica resalta que colaboración público-privada es "crítica" para avanzar en investigación biomédica

Archivo - Investigadora en un laboratorio
Archivo - Investigadora en un laboratorio - OCV - Archivo

MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La colaboración público-privada se erige como la vía crítica para seguir avanzado en investigación biomédica, según las principales conclusiones de la XIV Conferencia Anual de las Plataformas Tecnológicas de Investigación Biomédica, que se ha celebrado los días 11 y 12 de mayo bajo el título 'Investigación biomédica: oportunidad para el país tras la pandemia de COVID-19'.

"Desde Farmaindustria entendemos que la mejor forma de seguir avanzando en investigación biomédica es a través de modelos colaborativos y público-privados. De hecho, ya el 44 por ciento de la inversión de nuestras compañías en I+D se destina a proyectos de investigación con hospitales, universidades y centros de investigación", ha subrayado el director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, en la inauguración de las jornadas.

Esta convicción se viene reflejando en uno de los proyectos estrella de la Plataforma Tecnológica de Medicamentos Innovadores: el Proyecto BEST, que nació en 2006 "para hacer de España uno de los líderes mundiales en investigación clínica, explotando las ventajas en los terrenos regulatorio y de infraestructura sanitaria", ha recordado Arnés. Actualmente, el BEST integra a 60 compañías, 52 hospitales, 13 comunidades autónomas y 6 grupos de investigación independiente.

"Desde hace años se están abordando diferentes experiencias de colaboración para hacer avanzar el desarrollo de medicamentos innovadores desde los laboratorios de los centros públicos de investigación hasta la etapa en la que puedan entrar en fase de ensayos clínicos en humanos. Y son la mejor prueba de que la innovación abierta es un modelo de éxito", ha añadidola responsable de la Plataforma Tecnológica de Medicamentos Innovadores, Amelia Martín Uranga.

Ahora bien, después de 15 años "es momento de introducir mejoras para mantener el avance de España en investigación clínica en un contexto internacional de fuerte competencia", ha reflexionado el director general de Farmaindustria. "Nuestro país ha de hacer apuestas importantes, como digitalizar los procesos de la investigación clínica, impulsar la monitorización remota o propiciar la entrega de la medicación en la casa del paciente. Hoy la tecnología digital debe permitir que ciertas tareas de un ensayo clínico se lleven a cabo en el domicilio del paciente o en la consulta de un médico, en lugar de hacerlo todo en el hospital. Debemos también introducir herramientas de medicina de precisión y fomentar nuevos diseños de ensayos clínicos para optimizar los tiempos de desarrollo clínico. Por otro lado, es importante hacer un esfuerzo por garantizar la cohesión territorial, mediante el impulso de la investigación clínica en todas las comunidades autónomas, aprovechando las potencialidades de sus profesionales y centros sanitarios en beneficio de sus ciudadanos", ha agregado.

Hoy en día, los investigadores y centros sanitarios españoles participan en uno de cada tres ensayos clínicos que se desarrollan en la Unión Europea. A esto hay que sumar que, para algunas de las grandes compañías investigadoras, España es ya el segundo país del mundo en investigación clínica, solo por detrás de Estados Unidos.

"Este protagonismo español en investigación clínica es una oportunidad para atraer mayor inversión internacional al sistema sanitario. También es una oportunidad para los pacientes y para el conjunto de la sociedad, puesto que la participación en un ensayo puede ser la única salida para ciertos pacientes graves, si es que los tratamientos disponibles no han respondido. Por tanto, es una mejora de la calidad de la prestación sanitaria, porque estamos en la vanguardia científica en este aspecto", ha destacado Martín Uranga.