Actualizado 27/01/2021 12:55 CET

La industria farmacéutica impulsa un plan de 500 millones de euros para atraer la fabricación de medicamentos esenciales

Una sala de la Nave de Producción de medicamentos del Laboratorio del Centro Militar de Farmacia de la Defensa en la base logística de San Pedro, en Colmenar Viejo/Madrid (España) a 16 de abril de 2020.
Una sala de la Nave de Producción de medicamentos del Laboratorio del Centro Militar de Farmacia de la Defensa en la base logística de San Pedro, en Colmenar Viejo/Madrid (España) a 16 de abril de 2020. - Óscar J.Barroso - Europa Press - Archivo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La patronal de la industria farmacéutica en España, Farmaindustria, ha impulsado un proyecto, en el que participan 14 laboratorios y 21 empresas auxiliares (que colaboran en diversas áreas, como desarrollos industriales, materiales de envasado, ingeniería de procesos, digitalización o medio ambiente), para invertir alrededor de 500 millones de euros y atraer a suelo español la fabricación de medicamentos esenciales sin patente, con el objetivo de combatir la deslocalización de la producción de estos fármacos a otros países como China o India.

Según ha anunciado el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte, en rueda de prensa este miércoles, el proyecto ya ha sido presentado al Ministerio de Industria pero también necesita el beneplácito del Ministerio de Sanidad y del Gobierno en Consejo de Ministros.

En concreto, esta manifestación de interés se enmarca dentro del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial de Industria, y aspira a ser uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte).

En el caso de que finalmente sea apoyada por la administración central, Farmaindustria cree que la inversión podría subir de 500 millones de euros a hasta "700 o 1.000 millones de euros" si más compañías farmacéuticas se suman con más proyectos en el marco de esta iniciativa una vez se publiquen las convocatorias específicas. "El proyecto responde a la preocupación de la industria durante la pandemia: tenemos excesiva dependencia en Europa en la producción de principios activos", ha detallado López-Belmonte.

Así, se trataría de apoyar la fabricación de "medicamentos maduros, sin protección de patente pero que siguen siendo los indicados para abordar un gran número de enfermedades". "España tiene todos los ingredientes para poder competir con cualquier otro país. Habría un impacto favorable en cantidad de nuevas contrataciones y como tractor de otras inversiones. Sería también un impulso muy importante para PYMES", ha resaltado.

López-Belmonte ha destacado que en "aquel país donde la industria tenga un peso importante es resiliente y afronta mejor los ciclos de crisis". "Desgraciadamente, en España y Europa llevamos dos crisis tremendamente fuertes. Creo que esta propuesta puede ayudar de una manera muy importante a la reconstrucción social y económica del país. Proyectos como este demuestran que el sector de la industria farmacéutica es parte de la solución", ha reivindicado.

Asimismo, la industria farmacéutica se ha puesto a disposición del Gobierno de España para ser parte activa del plan para la recuperación económica y social, centrándose en cuatro objetivos: "generar más empleos de calidad, incrementar las inversiones industriales, potenciar las inversiones en investigación básica y clínica y contribuir a crear el entorno adecuado para afrontar mejor futuras pandemias y otras emergencias sanitarias".

El presidente de la patronal ha recordado que en España hay hasta 82 plantes de producción de fármacos. "España tiene la oportunidad y la necesidad de apoyarse en sectores como el nuestro para combatir la crisis económica. El sector farmacéutico puede ser uno de esos sectores estratégicos para volver a recuperar el crecimiento económico. España puede convertirse en un gran polo de atracción de inversiones", ha insistido.

En este sentido, ha pedido "cambiar el enfoque" y considerar el apoyo económico en sanidad no como un gasto sino como una inversión. "No hay economía sin salud. Tendríamos que empezar a cambiar el enfoque. Durante esta pandemia hemos constatado que no solo tiene retornos sanitarios sino también económicos y sociales que están fuera de toda duda", ha agregado al respecto.

Por todo ello, ha reiterado la necesidad de contar con una "estrategia de país a medio o largo plazo que venga construida desde la colaboración y el diálogo" entre la industria farmacéutica y la administración que "parta de la visión del medicamento como inversión y no como gasto", así como "un reconocimiento a la inversión disruptiva".

"Esto es lo que ha permitido que en nueve meses hayamos podido tener acceso a las vacunas para el COVID-19. Es la mejor forma de garantizar que todos los pacientes españoles puedan acceder a los mejores tratamientos que haya en el mundo", ha valorado, agradeciendo al exministro de Sanidad Salvador Illa por su "apoyo y ayuda para que la industria pudiera dar una respuesta a la pandemia".