Incorporar el estudio genómico logra predecir el 80% del origen de los tumores desconocidos, según OncoDNA

Publicado 16/05/2019 14:16:29CET

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Combinar el análisis inmunohistoquímico (IHQ) de secciones de tejido y la secuenciación masiva NGS (Next Generation Sequencing) de 313 genes consigue predecir el origen de un tumor desconocido en un 80 por ciento de los pacientes analizados, según se demuestra en el estudio 'OncoDEEP CUP' de la compañía OncoDNA, liderado por el Hospital General Universitario de Valencia.

Los tumores de origen primario desconocido (CUP) son un grupo heterogéneo de cánceres metastásicos cuyo origen no es posible identificar. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), suponen un 4 por ciento de los casos de cáncer que se diagnostican y se dan por igual en hombres y mujeres, con una media de edad de 60 años. Su pronóstico es complicado y las cifras de supervivencia bajas.

Desde el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) explican que la principal estrategia para identificar ese origen ha sido, hasta hace muy poco, el IHQ de secciones de tejido, a los que se aplica diferentes anticuerpos específicos para identificar células de distintos tumores. Sin embargo, en los últimos años se ha impulsado el uso de los análisis genómicos, plataformas moleculares que dan una mayor información para diseñar una estrategia terapéutica más dirigida.

Es el caso del estudio 'OncoDEEP CUP', que ha combinado las pruebas de IHQ con NGS, además de otros test específicos seleccionados que permiten conocer el tumor en su máxima profundidad, descifrando su probable origen y ofreciendo nuevas opciones terapéuticas. Sus resultados se han presentado en los pasados congresos de la European Society for Medical Oncology (ESMO, por sus siglas en inglés) y de la SEOM.

"Con este trabajo hemos visto que el estudio OncoDEEP CUP es capaz de identificar nuevas opciones terapéuticas más personalizadas. Además, pone de relieve la necesidad de eliminar las barreras de acceso a terapias dirigidas en este tipo de pacientes con opciones limitadas y peor pronóstico", comenta la directora de OncoDNA para España y Portugal, Adriana Terrádez.