Publicado 13/05/2021 12:30CET

La importancia del orden en que se pautan los medicamentos en la osteoporosis

Archivo - Osteoporosis.
Archivo - Osteoporosis. - STADA HEALTH REPORT 2020 - Archivo

MADRID, 13 May. (EUROPA PRESS) -

En el abordaje de la osteoporosis, no importan solo los medicamentos que se prescriben al paciente, sino que también resulta determinante el orden en el que se pautan, según se ha puesto de manifiesto en el seminario virtual 'Terapia secuencial sí, ¿pero en qué orden?', organizado por Grünenthal, orientado a abordar la fractura osteoporótica.

La osteoporosis es una enfermedad crónica en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos y aumenta el número y el tamaño de las cavidades que existen en su interior, por lo que se vuelven más frágiles y resisten peor los golpes. El abordaje de esta enfermedad requiere un tratamiento a largo plazo, diseñado de manera individualizada y secuencial.

En la práctica clínica, los facultativos se ven en la tesitura de establecer el tratamiento más adecuado para cada paciente, lo que incluye pautar el orden en el que se deben utilizar los diferentes fármacos que hay disponibles para conseguir un tratamiento exitoso.

"El tratamiento de los pacientes con alto riesgo de fractura suele ser prolongado, por lo que, para minimizar en lo posible sus efectos adversos, la mayoría de estos pacientes realizarán tratamiento con más de un fármaco. Es, por lo tanto, lógico, plantearse si una secuencia de tratamiento es más efectiva que otra y si esto es así en todos los pacientes", ha explicado la doctora Carmen Gómez Vaquero, del Servicio de Reumatología del Hospital Universitari de Bellvitge, y moderadora de la sesión.

NOVEDADES TERAPÉUTICAS

Además de estudiar estas pautas, las novedades científicas que se vienen produciendo en este ámbito hacen que los médicos que atienden a estos pacientes deban actualizarse. "Nos encontramos en un período de evolución entre los profesionales que se dedican al metabolismo óseo, en el que se pretende mejorar la selección de los pacientes que requieren tratamiento farmacológico, que son los que tienen mayor riesgo de fractura, y la selección de los tratamientos que debemos pautarles", detalla la doctora Gómez.

Según ha concretado la especialista, el "cambio de paradigma se debe tanto a la mejoría del conocimiento sobre la cronología de la presentación de las fracturas por fragilidad y de la concienciación sobre el riesgo inminente de fractura, como a la evidencia en ensayos clínicos de que los tratamientos anabólicos disminuyen la incidencia de nuevas fracturas de forma más efectiva que los bifosfonatos orales".

El objetivo terapéutico, según ha concluido la especialista, es la prevención de fracturas por fragilidad. "Como este objetivo debe mantenerse en el tiempo, una medida de desenlace a medio plazo que nos ayuda en nuestras decisiones terapéuticas es conseguir una ganancia significativa de densidad mineral ósea", ha señalado.