Publicado 19/05/2022 07:33

Imatinib muestra mejores resultados en pacientes con COVID-19 grave

Archivo - Un paciente con Covid-19 ingresado en la UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba.
Archivo - Un paciente con Covid-19 ingresado en la UCI del Hospital Reina Sofía de Córdoba. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Los pacientes con COVID-19 grave a los que se les administró imatinib tuvieron menores tasas de mortalidad a los 90 días de seguimiento, según una investigación publicada en la conferencia internacional ATS 2022, de la Sociedad Torácica Americana.

El estudio investigó la eficacia a largo plazo de imatinib en pacientes con COVID-19 hospitalizados en los Países Bajos como parte del estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo CounterCOVID.

El imatinib, un inhibidor de la tirosina quinasa, es actualmente un medicamento oncológico, ya que bloquea una proteína anormal que señala a las células cancerosas. El fármaco también bloquea la fuga potencialmente mortal de los pequeños vasos sanguíneos de los pulmones en condiciones de inflamación, como suele ocurrir en las infecciones graves por SARS-CoV-2.

Los investigadores querían averiguar si el imatinib puede tratar a los pacientes con COVID-19 grave mejorando sus resultados clínicos.

Según el autor de la comunicación, Job R. Schippers, candidato a doctor en medicina pulmonar de los Centros Médicos de la Universidad de Ámsterdam (Países Bajos), "el imatinib se consideró una opción terapéutica cuando se puso de manifiesto que los pacientes con COVID-19 grave presentaban anomalías en la tomografía computarizada que sugerían la existencia de un edema pulmonar (una afección en la que se acumula un exceso de líquido en los pulmones que impide la captación de oxígeno) como consecuencia de una fuga vascular".

Los investigadores descubrieron que, además de reducir las tasas de mortalidad a los 90 días, los pacientes en estado crítico requerían una menor duración de la ventilación invasiva y menos oxígeno suplementario. Schippers y sus colegas creen que estos resultados implican que los pacientes de la UCI con COVID-19 se benefician del tratamiento con imatinib.

"En esta pandemia en curso, esto podría traducirse en menores tasas de mortalidad y en ingresos más breves en cuidados intensivos", afirma Erik Duijvelaar, coprimer autor y candidato a doctor en medicina del UMC de Ámsterdam. También señala que actualmente hay otros tres ensayos clínicos que evalúan la eficacia del imatinib para la COVID-19. En la última década, el UMC de Ámsterdam ha realizado muchas investigaciones preclínicas sobre la capacidad del imatinib para tratar las fugas vasculares.

Los investigadores pudieron determinar los resultados clínicos de los 385 pacientes, tanto en el grupo de imatinib como en el de placebo. En el día 90, 18 (9,1%) pacientes del grupo de imatinib y 31 (16,5%) del grupo de placebo habían fallecido.

Este resultado siguió siendo significativo después de ajustar los desequilibrios iniciales (sexo, obesidad, diabetes y enfermedades cardíacas). Los pacientes ingresados en la UCI que fueron tratados con imatinib tuvieron una mediana de 84 días sin ventilación frente a 64 en los pacientes tratados con placebo. La mediana de la duración de la ventilación invasiva fue de 7 días en el grupo de imatinib y de 12 días en el grupo de placebo.

La mediana de la duración del ingreso en la UCI fue de 9 días en el grupo de imatinib y de 13 días en el grupo de placebo. Los pacientes con ventilación invasiva tratados con imatinib tuvieron una evolución más favorable de la FiO2 (una medida de la concentración de oxígeno que inhala una persona).

Durante el estudio, los participantes también recibieron otros fármacos para tratar la COVID-19. El fármaco más utilizado fue la dexametasona (72%), un corticosteroide. El uso de estas terapias fue similar entre los grupos de imatinib y de placebo.

"Nuestra hipótesis es que el imatinib confiere beneficios al reducir el edema pulmonar en el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA)", afirman los autores. Además, subrayan "que si otros estudios confirman nuestros hallazgos, imatinib puede hacer una contribución muy significativa al tratamiento de COVID-19. En el futuro, esperamos evaluar la eficacia de imatinib en el SDRA no relacionado con la COVID (lesión pulmonar aguda grave debida a otras causas)".