Publicado 30/04/2021 11:48CET

Ferrer es reconocida como "excelente lugar para trabajar" por parte de la consultora 'Great Place to Work'

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

El laboratorio farmacéutico Ferrer ha sido reconocido como un "excelente lugar para trabajar" por parte de la consultora Great Place to Work, líder en la identificación y certificación de dicha distinción, que se otorga anualmente a los mejores empleadores a nivel internacional.

En concreto, Ferrer ha obtenido esta certificación en España, Portugal y México. Así, tras un diagnóstico del clima de la organización, que incluye la cumplimentación de un cuestionario global por parte de sus profesionales, Ferrer ha obtenido la certificación que acredita que es una compañía con una cultura de alta confianza, capaz de atraer y retener a los mejores profesionales.

Así, de los resultados de la encuesta se desprende la especial valoración que las personas que trabajan en Ferrer hacen de la ética y la transparencia de la compañía, el orgullo de pertenencia generado por su contribución a la sociedad y el trato justo, independientemente de la edad, la raza, el sexo o la orientación sexual. De hecho, el 76 por ciento de las personas que trabajan en Ferrer creen que la compañía es un excelente lugar para trabajar.

Actualmente, el laboratorio tiene una plantilla compuesta por un 46 por ciento de mujeres y paridad absoluta en su comité de dirección. También destaca la valoración de Ferrer como una empresa acogedora, donde la colaboración y la inclusividad prevalecen.

Tal y como apuntan desde la empresa, uno de los principales motores de cambio impulsado en los últimos años ha sido la construcción de una cultura de confianza que promueve la sostenibilidad de la compañía y el bienestar del equipo. "Las personas están en el centro y la apuesta por el talento y su desarrollo es una prioridad estratégica, que viene de la mano del fomento de la transversalidad y la toma de decisiones basadas en datos", apuntan desde la compañía. Esta transformación cultural tiene como objetivo promover el compromiso y empoderamiento de los profesionales para generar un impacto positivo en la sociedad.

Para el CEO de Ferrer, Mario Rovirosa, "esta certificación supone un reconocimiento muy merecido al esfuerzo y el compromiso que han demostrado todas las personas de Ferrer para transformarnos en una empresa cada vez más abierta, respetuosa y equitativa. Si realmente somos un gran lugar para trabajar, es porque contamos con grandes personas", ha asegurado. "Hoy nos sentimos orgullosos con este reconocimiento, pero no nos conformamos, queremos seguir aprendiendo y mejorando juntos. Solo así podemos marcar la diferencia", ha concluido.