Publicado 24/09/2021 11:26CET

Farmaindustria destaca que un 70% de la mejora de la supervivencia en cáncer es atribuible a los nuevos tratamientos

Archivo - Analisis de muestras en un laboratorio.
Archivo - Analisis de muestras en un laboratorio. - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

En el Día Mundial de la Investigación en Cáncer, Farmaindustría destaca que un 70% de la mejora de la supervivencia en cáncer es atribuible a los nuevos tratamientos, gracias a que investigación oncológica es una de las que más ha evolucionado en los últimos años, gracias a un cambio de paradigma con la irrupción de la genómica.

La directora asociada de Investigación Clínica y Traslacional de Farmaindustria, Amelia Martín Uranga, ha destacado "os resultados más alentadores de este esfuerzo de la industria farmacéutica por dar una respuesta a los pacientes con cáncer y sus familias son, sin duda, las cifras de supervivencia. Esta es una de las áreas en las que nuestras compañías están poniendo más empeño y en la que se están obteniendo mejores resultados, logrando así dar respuesta a la gran demanda que, por desgracia, implica el cáncer para nuestro sistema sanitario".

Durante 2020, y a pesar de la pandemia por coronavirus, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) ha continuado autorizando ensayos clínicos de medicamentos, entre los que tienen gran relevancia los oncológicos. De los más de 1.000 estudios aprobados el año pasado -cifra récord en nuestro país-, el 34% corresponden a medicamentos para tratar diferentes tipos de cáncer.

En este sentido, la industria farmacéutica asentada en España está trabajando para que España siga siendo un referente mundial en investigación clínica. Y lo está haciendo, también, dando un impulso a las fases tempranas de la investigación de medicamentos, las conocidas como fase I y fase II, más complejas y costosas, pero imprescindibles para llegar a la fase III de estudio, que es el paso previo a la autorización de un nuevo fármaco. Este es el caso de la investigación oncológica, área que ya acapara uno de cada dos ensayos clínicos en fases tempranas que la industria farmacéutica puso en marcha en España entre 2018 y 2020.

"Hoy, en el Día Mundial de la Investigación en Cáncer, no podemos dejar pasar la ocasión de incidir en el valor de la investigación biomédica y, más concretamente, en los pasos adelante que hemos dado en el conocimiento del cáncer, de los distintos tipos de tumores y cómo se desarrollan en cada individuo. Estos avances son fruto de años de esfuerzo y de colaboración público-privada, que es el único modelo de trabajo que permite avanzar con rapidez en el desarrollo de nuevas soluciones terapéuticas y asegurar que no haya conocimiento que se quede sin desarrollar por falta de recursos", recuerda Martín Uranga.

Del mismo modo, añade, "todo este esfuerzo perderá su sentido si no somos capaces de hacer llegar estos nuevos tratamientos rápidamente a las personas diagnosticadas, porque, como ha quedado demostrado, su uso tiene un claro reflejo en la mejora de la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes y de sus familias".

Precisamente, España ha perdido terreno en los últimos años en disponibilidad de nuevos medicamentos frente a los países de referencia en Europa, como Alemania, Reino Unido, Francia e Italia, y en especial en el área de oncología, lo que genera preocupación, como señalaba hace unas semanas el expresidente de la Sociedad Española de Oncología Médica Juan Jesús Cruz.

La innovación biomédica se ha convertido en un valor incuestionable para todos los pacientes y, como afirmó el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte, en su comparecencia en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades del Congreso de los Diputados a principios de septiembre, "no se puede concebir hoy un sistema sanitario moderno y de calidad sin una robusta actividad investigadora, especialmente, en el campo clínico". España está ante una gran oportunidad y tiene el potencial para convertirse en uno de los países líderes en materia de investigación de medicamentos en todo el mundo, lo que supondría grandes beneficios desde la triple perspectiva sanitaria, económica y social.

Contador

Para leer más