Publicado 27/05/2022 08:03

¿Los fármacos para la diabetes aumentan el riesgo de fracturas?

Archivo - People suffering from arm pain, De Quervain Tenosynovitis, Men with bones and wrist problem concept
Archivo - People suffering from arm pain, De Quervain Tenosynovitis, Men with bones and wrist problem concept - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / THARAKORN - Archivo

MADRID, 27 May. (EUROPA PRESS) -

Los inhibidores del transporte sódico de glucosa-2 (SGLT-2), que reducen la reabsorción de glucosa por los riñones, pueden ayudar a controlar los niveles de azúcar en sangre y a proteger la salud de los riñones de los pacientes con enfermedad renal diabética, pero algunos ensayos clínicos de gran envergadura los han relacionado con un mayor riesgo de fracturas óseas. Ahora, en un nuevo estudio, publicado en 'CJASN', no se asociaron a un mayor riesgo de fracturas en comparación con otra medicación para la diabetes, independientemente de la función renal de los pacientes.

El estudio, realizado por la doctora Andrea Cowan, del Centro de Ciencias de la Salud de Londres (Reino Unido) y sus colegas, comparó las tasas de fracturas en adultos de 66 años o más a los que se les habían recetado inhibidores de SGLT-2 frente a los que se les había recetado otra medicación para la diabetes -llamada inhibidores de la dipeptidil peptidasa (DPP-4)- que no se había relacionado con las fracturas. El análisis incluyó a 38.994 nuevos usuarios de un inhibidor de SGLT2 y a 37.449 nuevos usuarios de un inhibidor de DPP-4 en Ontario, Canadá. El estudio excluyó a los individuos con una función renal gravemente disminuida.

En general, se produjeron 342 fracturas a los 180 días y 689 fracturas a los 365 días. No hubo diferencias en el riesgo de fractura entre los individuos a los que se les prescribió un inhibidor de SGLT-2 y los que se les prescribió un inhibidor de DPP-4, tanto en el grupo completo como en los que tenían una función renal disminuida, que ya se enfrentan a un riesgo elevado de sufrir fracturas.

"Este estudio reafirma a los pacientes y a los médicos que los inhibidores de SGLT-2 no se asocian a un mayor riesgo de fractura en los pacientes con enfermedad renal crónica", afirma la doctora Cowan.

En un editorial adjunto se señala que el estudio "se suma al creciente conjunto de pruebas relacionadas con la seguridad de los inhibidores de SGLT2, aunque debería alentar la realización de estudios básicos y clínicos continuados para determinar con mayor certeza su riesgo potencial de fracturas, especialmente en individuos con enfermedad renal crónica más avanzada".