Publicado 02/03/2021 18:56CET

Fármacos para la artritis pueden reducir la mortalidad y el tiempo en la UCI en pacientes con Covid-19

Archivo - Paciente en la UCI.
Archivo - Paciente en la UCI. - PATRIKSLEZAK - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento de pacientes graves con Covid-19 con medicamentos que se usan típicamente para la artritis reumatoide puede mejorar significativamente la supervivencia, según han puesto de manifiesto un equipo de investigadores del Imperial College London (Reino Unido) en un estudio publicado en el 'New England Journal of Medicine'.

Los hallazgos iniciales informados en noviembre mostraron que es probable que tocilizumab, un medicamento utilizado para tratar la artritis, mejore los resultados entre los pacientes con COVID-19 en estado crítico.

Ahora, el análisis completo revisado por pares muestra que tocilizumab y un segundo fármaco llamado sarilumab, ambos tipos de moduladores inmunitarios llamados antagonistas del receptor de IL-6, tienen un impacto significativo en la supervivencia del paciente, reduciendo la mortalidad en un 8,5 por ciento.

Además, el tratamiento también mejoró la recuperación, de modo que, de media, los pacientes pudieron ser dados de alta de la unidad de cuidados intensivos (UCI) aproximadamente una semana antes. "Estamos encantados de que nuestros resultados completos se publiquen ahora después de la revisión por pares. Esto confirma la solidez de nuestros hallazgos, que el tocilizumab y el sarilumab pueden reducir las muertes en casi una cuarta parte, en los pacientes más enfermos con COVID", han señalado los expertos.

Tocilizumab y sarilumab son medicamentos inmunosupresores que se usan para tratar la artritis reumatoide. Fueron dos de los varios tratamientos de inmunomodulación incluidos en el ensayo 'REMAP-CAP'. A fines del año pasado, se publicaron los primeros hallazgos positivos sobre tocilizumab antes de que se hubieran recopilado todos los datos.

En el momento del análisis completo, 353 pacientes habían sido asignados a tocilizumab, 48 a sarilumab y 402 a control. La mayoría de los pacientes también fueron tratados con corticosteroides y estaban recibiendo asistencia respiratoria.

Los datos del ensayo arrojaron un ratio de 1,64 para un mejor resultado con tocilizumab y de 1,76 para sarilumab, en comparación con la ausencia de modulación inmunitaria, con un alto grado de certeza estadística. La mortalidad hospitalaria fue del 27,3 por ciento entre los pacientes que recibieron agonistas del receptor de IL-6 (28% para tocilizumab, 22,2% para sarilumab) en comparación con 35,8 por ciento para el grupo de control. Esto significa que por cada 12 pacientes tratados, se salvaría una vida.

"Una diferencia crucial puede ser que en nuestro estudio, los pacientes críticamente enfermos se inscribieron dentro de las 24 horas posteriores al inicio del soporte orgánico. Esto destaca una posible ventana temprana para el tratamiento en la que los pacientes más enfermos pueden obtener el mayor beneficio del tratamiento de inmunomodulación", han detallado los expertos.

Hasta la fecha, más de 5.500 pacientes en 15 países se han inscrito en más de 290 hospitales en todo el mundo y se han asignado al azar a múltiples combinaciones de tratamientos. Los efectos de las intervenciones se evalúan por separado para pacientes moderados y gravemente enfermos.