Publicado 01/10/2020 07:02CET

Un fármaco para el reflujo ácido podría ayudar a los bebés recién nacidos a recuperarse de una lesión cerebral

MANO BEBÉ
MANO BEBÉ - PIXABAY - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de China han descubierto una forma potencial de evitar que la falta de oxígeno o el flujo sanguíneo causen daños cerebrales duraderos en los recién nacidos, según un estudio que publican en el 'Journal of Experimental Medicine' (JEM)

La investigación sugiere que dirigirse al receptor de histamina H 2 con medicamentos que ya se usan para tratar el reflujo ácido en bebés podría ayudar a los recién nacidos a recuperarse de la encefalopatía hipóxico-isquémica (EHI), una afección que afecta a más de 1 de cada 1.000 nacidos vivos y puede causar discapacidades neurológicas de por vida.

La EHI puede desarrollarse durante el embarazo o por complicaciones durante el trabajo de parto y el parto. Los bebés prematuros también tienen un alto riesgo de padecer el trastorno, en el cual las interrupciones del suministro de oxígeno y sangre dañan la sustancia blanca del cerebro, compuesta principalmente por oligodendrocitos productores de grasa que aíslan y protegen las células nerviosas del cerebro.

Esto puede causar discapacidades neurológicas graves y duraderas, como parálisis cerebral, epilepsia y deterioro cognitivo. Los investigadores sospechan que algunos de estos síntomas podrían aliviarse si se pudiera inducir a las células precursoras de oligodendrocitos a formar nuevos oligodendrocitos capaces de restaurar la materia blanca perdida.

"Sin embargo, se han identificado muy pocos objetivos farmacológicos capaces de inducir la formación de oligodendrocitos", señala Weiwei Hu, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zhejiang en Hangzhou y autor principal del estudio.

Hu y sus colegas encontraron que una proteína conocida como receptor de histamina H 2 inhibe la formación de oligodendrocitos maduros capaces de restaurar la sustancia blanca del cerebro después de una lesión. Los ratones que carecen del receptor de histamina H 2 se recuperaron mejor de la hipoxia-isquemia neonatal, regeneraron más de su materia blanca y mostraron una mejora en las habilidades motoras y la función cognitiva.

La cimetidina y otros medicamentos que se dirigen al receptor de histamina H 2 ya se usan para tratar el reflujo ácido en niños recién nacidos. Hu y sus colegas encontraron que el tratamiento de ratones con cimetidina también mejoró la recuperación de los animales de la hipoxia-isquemia.

Fundamentalmente, dado que la EHI a menudo solo se diagnostica varios meses después del nacimiento, incluso el tratamiento tardío con cimetidina fue eficaz para restaurar la sustancia blanca de los ratones.

"Dada la aplicación actual de bloqueadores de los receptores de histamina H 2 en bebés prematuros y nacidos a término, nuestro estudio sugiere que también podrían ser un tratamiento seguro y eficaz para la EHI neonatal", destaca Hu.

Contador