Publicado 24/05/2022 15:48

Expertos creen que el farmacéutico de hospital debe evolucionar hacia la gestión de terapias avanzadas y nanotecnología

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

Expertos reunidos en el I Foro de Gestión y Servicios de Farmacia Hospitalaria, organizado por la Fundación Española de Directivos de la Salud (Fundación SEDISA), han comentado que el rol del farmacéutico de hospital debe evolucionar hacia la gestión integral compartida.

"El papel, transversal y estratégico, de la farmacia hospitalaria y, por ende, del Directivo de estos servicios, es fundamental desde el punto de vista de la calidad y la eficiencia de las hospitales. Para ello, es crucial la colaboración desde el punto de vista de la gestión sanitaria entre la farmacia hospitalaria y el equipo directivo de las organizaciones sanitarias", ha dicho el presidente de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y director gerente del Hospital Clínico San Carlos, José Soto Bonel.

En este marco, los farmacéuticos de hospital están adquiriendo nuevos roles muy relevantes, con un amplio futuro profesional, entre los que el jefe del Servicio de Farmacia Hospitalaria y coordinador del I Foro de Gestión Y Servicios de Farmacia Hospitalaria, José Manuel Martínez Sesmero, ha reiterado la gestión integral compartida de las terapias avanzadas y la nanotecnología.

Respecto a estos nuevos roles, el jefe del Servicio de Farmacia del Hospital Universitario Germans Trias i Pujol, Carles Quiñones, ha comentado que durante los últimos años, los nuevos roles de la Farmacia Hospitalaria se han dado de forma relevante desde un punto de vista clínico y asistencial, en áreas de los centros donde el referente del medicamento no estaba consolidado, como en el proceso del paciente crítico, quirúrgico, de urgencia, etcétera., a la vez que se han consolidado y evolucionado roles más técnicos como contribuir en el uso seguro de los medicamentos en los hospitales, así como colaborar en el uso eficiente de éstos.

Desde esta perspectiva la aportación de estos nuevos roles al proceso asistencial es fundamental. Y es que, según Quiñones, como referentes del medicamento, podemos facilitar el uso seguro y efectivo de los medicamentos en el entorno hospitalario, ser un miembro más de los equipos multidisciplinares para coordinar todas las implicaciones del medicamento desde su prescripción hasta su administración, así como potenciar el seguimiento y valoración de los resultados en salud obtenidos.

"Aportaciones también relevantes desde el punto de vista de la eficiencia, dado que desde la perspectiva de la coste-efectividad, puede verse reforzada por las aportaciones consensuadas en cuanto a la selección de los tratamientos disponibles y su posicionamiento, y de forma indirecta en otros aspectos como los problemas relacionados con los medicamentos y sus efectos en el paciente en cuanto a errores de medicación, reingresos, etcétera, evitando así sus repercusiones económicas pertinentes", ha argumentado Quiñones.

No obstante, al ser una especialidad transversal, existen algunas barreras para que la Farmacia Hospitalaria asuma estos nuevos roles. En palabras de Quiñones, muchas de las necesidades detectadas y, frente al éxito de nuestra presencia más integrada en diferentes servicios médicos, se hace difícil su aplicación de forma homogénea en los diferentes centros, así como la potencialidad y cobertura de todas estas unidades.