Publicado 15/10/2021 11:10CET

Evobrutinib (Merck) reduce las lesiones de expansión lenta en esclerosis múltiple recurrente

MADRID, 15 Oct. (EUROPA PRESS) -

Merck ha compartido los datos de un análisis post-hoc en Fase II que evidencian que evobrutinib, inhibidor covalente de la tirosina quinasa de Bruton (BTK en inglés), de administración oral con capacidad de penetrar en el sistema nervioso central (SNC), reduce lesiones cerebrales asociadas a la inflamación crónica en el SNC, convirtiéndose en el primer BTK que muestra reducciones significativas en las lesiones de expansión lenta (SEL, en inglés).

Las SEL son lesiones crónicas, activas y desmielinizantes consideradas como un indicador temprano de la progresión de la enfermedad en la EM. Estos datos se han presentado en el 37º Congreso del Comité Europeo para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple (ECTRIMS), días después de que se anunciara la finalización del periodo de inclusión de pacientes en el programa de Fase III 'EVOLUTION RMS', en el que se está investigando evobrutinib.

"El análisis presentado es el primero que muestra que un inhibidor de BTK reduce significativamente el volumen de lesiones de expansión lenta en pacientes con esclerosis múltiple recurrente (EMR), proporcionando más evidencia que apoya el mecanismo de acción de evobrutinib en el tratamiento de la EMR y subrayando el potencial impacto de la molécula en la neurodegeneración y la progresión de la enfermedad", explica el doctor Xavier Montalbán, presidente y director del Departamento de Neurología-Neuroinmunología y de la Unidad de Neurorrehabilitación del Centro de Esclerosis Múltiple de Cataluña (Cemcat), del Hospital Universitario Vall d'Hebron de Barcelona.

El análisis del estudio en fase II evaluó el efecto del tratamiento con evobrutinib sobre el volumen de las lesiones de expansión lenta desde el inicio hasta la semana 48. Esta terapia redujo el volumen de lesiones de expansión lenta en comparación con placebo de forma dependiente de la dosis, con el efecto más alto con 75 mg dos veces al día.

En el análisis de un subgrupo, el efecto del fármaco sobre el volumen de lesiones de expansión lenta también fue especialmente evidente en pacientes con la enfermedad en estado más avanzado. Este tipo de lesiones son un posible resultado de la acumulación de daño neuronal, especialmente de pérdida axonal, y ocurren independientemente de la inflamación aguda asociada a las lesiones Gd+.

Estos resultados, combinados con la reducción de las lesiones Gd+ anteriormente comunicadas, sugieren que evobrutinib reduce tanto la neuroinflamación aguda como la crónica, las cuales, juntas, conducen a un empeoramiento de la progresión de la discapacidad.

Además de la medición del volumen de lesiones de expansión lenta, la determinación de los niveles de neurofilamentos de cadena ligera en sangre (NfL en inglés) es otro método emergente para evaluar la progresión de la enfermedad en EM. Datos anteriormente compartidos mostraron que esta terapia en investigación reduce de forma significativa los niveles de NfL en sangre ya en la semana 12, y que los niveles se mantienen reducidos a las 24 semanas.

Los nuevos datos sobre el análisis post-hoc del estudio de fase II, presentados en una segunda comunicación oral en 'ECTRIMS', demostraron que los niveles basales altos de NfL son predictores de mayor actividad, tanto en brotes como en resonancia magnética.

Evobrutinib 75 mg una o dos veces al día redujo esta actividad tanto en brotes como en lesiones en resonancia (en comparación con placebo o evobrutinib 25 mg una vez al día durante 24 semanas), incluso en pacientes con EM en estado más avanzado con elevados niveles basales de NfL. Estos datos, junto con lo también presentado de actividad en lesiones de expansión lenta, continúan mostrando el potencial beneficio de este tratamiento en la progresión de la enfermedad.

También se presentó el análisis integrado de datos de seguridad más amplio de un inhibidor de BTK en enfermedades autoinmunes. El análisis, que utilizó datos agrupados de tres estudios en Fase II en lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide y EMR de 1.083 pacientes, incluyó diferentes dosis de 25 mg o 75 mg una vez al día, o 50 mg o 75 mg dos veces al día.

En general, evobrutinib fue bien tolerado, con tasas de eventos adversos similares a placebo por indicación y entre los ensayos. Los eventos adversos más frecuentemente notificados fueron infecciones del tracto urinario (9,5% frente a 8,5% de placebo), nasofaringitis (7,3% frente a 5,5% de placebo), diarrea (6,2% frente a 4,8% de placebo) y aumento de la alanina aminotransferasa (ALT) (2,9% frente a 1,5% de placebo). Las elevaciones de las transaminasas hepáticas fueron asintomáticas y reversibles al suspender el tratamiento.

"Se necesitan nuevos tratamientos que se dirijan a la neuroinflamación crónica en las primeras etapas de la EMR para prevenir eficazmente la progresión y acumulación de discapacidad. Estos resultados, los primeros de su clase de un inhibidor de la BTK, tanto en lesiones de expansión lenta como en NfL, que son factores predictivos de la progresión de la enfermedad, corroboran aún más nuestra creencia en el potencial de evobrutinib como el mejor tratamiento de su clase para las personas que viven con EM recurrente", ha comentado el director global de Desarrollo para la división de Healthcare de Merck, Danny Bar-Zohar.

Para leer más