Publicado 15/06/2021 13:22CET

Un estudio sugiere que remdesivir podría haber reducido un 30% las muertes en la primera ola de Covid-19

Un estudio sugiere que remdesivir podría haber reducido un 30% las muertes en la primera ola de Covid-19
Un estudio sugiere que remdesivir podría haber reducido un 30% las muertes en la primera ola de Covid-19 - GILEAD

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

El estudio 'Impacto de la introducción de remdesivir en España', publicado recientemente en la revista 'Advances in Therapy', ha sugerido que remdesivir, registrado por Gilead con el nombre de 'Veklury', podría haber reducido cerca de un 30 por ciento las muertes por coronavirus en la primera ola de Covid-19 en España, así como hasta casi un 44 por ciento el número de pacientes hospitalizados con oxigenoterapia de bajo flujo atendidos en las UCI.

Revisado por pares, el trabajo, impulsado por Gilead España, que ha contado con la participación de seis clínicos de primer nivel y que ha sido coordinado por la Fundación Weber, se centra en analizar el impacto que hubiera tenido la administración de remdesivir a pacientes elegibles a dicho tratamiento en España entre el 20 de febrero y el 10 de mayo de 2020 y, de forma detallada, durante el pico de mayor presión hospitalaria por coronavirus.

En concreto, los datos manifiestan que la administración de remdesivir durante la primera ola habría reducido un 43,71 por ciento el número de pacientes hospitalizados en las UCI españolas (pacientes con neumonía y en oxigenoterapia de bajo flujo) en esta etapa al haber evitado el ingreso de 2.587 pacientes en ellas.

Asimismo, y según los resultados, el 5 de abril había 32.264 camas ocupadas por pacientes Covid-19, si bien si se dibujara ese mismo escenario con remdesivir usado según el protocolo fármaco clínico, se habría podido reducir la estancia hospitalaria en planta hasta un 17,53 por ciento, lo que se traduce en una liberación de hasta 5.656 camas.

En cuanto a las UCIs, los mayores registros de ocupación se fecharon el 17 de abril, con 7.088 camas ocupadas. En este sentido, y dado que este antiviral mejora el estado clínico de los pacientes con coronavirus y neumonía que requieren oxigenoterapia de bajo flujo, remdesivir habría permitido reducir hasta un 23,98 por ciento la estancia en UCI, lo que es decir, una liberación de hasta 1.700 camas.

"Con este estudio queremos poner de manifiesto que si hubiéramos podido contar con remdesivir para los pacientes hospitalizados -en los que su uso está indicado- durante los meses más asoladores de la pandemia, se podrían haber evitado muchas muertes por coronavirus y también reducido el número de pacientes ingresados tanto en planta como en UCI, ya que el antiviral disminuye el riesgo de que el paciente evolucione a la unidad de críticos si es administrado de forma temprana", ha dicho el presidente de Fundación Weber, Álvaro Hidalgo.

Otro de los criterios de medición de evolución y gravedad de la pandemia empleados en España ha sido el de la mortalidad. Durante la primera ola 10.189 pacientes y 1.524 pacientes murieron en las salas del hospital general y en la UCI, respectivamente, aunque, según el estudio, la administración de remdesivir podría haber evitado hasta el 27,51 por ciento de las muertes, dado que reduciría la tasa de mortalidad en pacientes hospitalizados con COVID-19 y neumonía que reciben oxigenoterapia de bajo flujo, según se observó en análisis post hoc del estudio 'ACTT-1'.

PODRÍA HABER REDUCIDO LOS INGRESOS EN LAS UCI

Por ello, el antiviral habría evitado hasta 6.972 muertes en planta en los pacientes con estas características. Además, y dado que remdesivir frena el empeoramiento de la enfermedad, el estudio ha señalado que se podría haber reducido, al menos, la mitad de los ingresos a UCI, así como evitado 667 muertes en unidades de críticos.

"En la primera ola tuvimos una saturación del sistema sanitario con unas terribles cifras de mortalidad. Si el uso de remdesivir en los pacientes hospitalizados hubiese estado disponible, la situación de colapso que vivimos, sobre todo en las unidades de críticos, hubiese sido menor, con mayor recambio de pacientes en los hospitales y, lo más importante, con una reducción en la mortalidad de más del 25 por ciento", ha comentado la doctora del departamento de Medina Interna y Área de Investigación de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Rocío Montejano.

Por tanto, a juicio de Hidalgo, estas cifras demuestran que se podría haber controlado mejor la presión sobre el sistema público, optimizando y proporcionando un uso más eficiente de los recursos en nuestro sistema sanitario gracias a los beneficios clínicos de remdesivir en pacientes con coronavirus.

Así, los expertos consideran que los resultados, junto con la experiencia acumulada en este año de pandemia, indican que el uso adecuado del antiviral en personas ingresadas por COVID-19 contribuye al "mejor funcionamiento y optimización" de los recursos del sistema sanitario.

BASADO EN UN ENSAYO CLÍNICO DE REFERENCIA

Los datos del estudio se basan en los resultados obtenidos en el ensayo clínico de referencia / pivotal ACTT-1 impulsado por el NIAID americano, ya que a través de ellos se ha podido extrapolar los beneficios que hubiera tenido el uso de remdesivir sobre la población española en el caso de que hubiera estado disponible en la primera ola.

El ACTT-1 asocia el empleo del antiviral con una menor tasa de mortalidad en los pacientes con oxigenoterapia de bajo flujo (vs placebo), una recuperación hospitalaria más rápida (entre 5-7 días vs placebo) y la reducción de la progresión de la enfermedad a fases más graves en pacientes con COVID-19, siendo su beneficio mayor cuando se administra en fases más tempranas de la enfermedad.

Asimismo, estos datos también confirman los obtenidos en otros estudios llevados a cabo en España, como el análisis en vida real del antiviral en pacientes con el virus realizado por el Hospital Clínic de Barcelona, publicado el pasado mes de marzo. En este este trabajo clínico se asociaba remdesivir a una baja tasa de mortalidad en los pacientes con coronavirus y un buen perfil de seguridad, además de evidenciar que la administración temprana del antiviral consigue disminuir la estancia hospitalaria y hace menos necesaria la utilización de ventilación mecánica.