Publicado 21/06/2021 14:39CET

Un estudio relaciona los fármacos contra la presión arterial con menor deterioro de memoria en ancianos

Archivo - Midiendo la presión arterial a una paciente.
Archivo - Midiendo la presión arterial a una paciente. - ECLIPSE_IMAGES / ISTOCK - Archivo

MADRID, 21 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los adultos mayores que toman medicamentos para reducir la presión arterial que atraviesan la barrera hematoencefálica tienen mejor memoria a lo largo del tiempo que los que toman otros tipos de medicamentos para tratar la hipertensión, según una nueva investigación publicada en la revista 'Hypertension', editada por la American Heart Association.

La presión arterial alta, o hipertensión, es un factor de riesgo de deterioro cognitivo y demencia en los adultos mayores. La presión arterial se considera elevada a partir de 120/80 mm Hg. Si la presión arterial alcanza los 140/90 mm Hg, se recomienda la medicación para reducir la presión arterial.

En este gran ensayo, titulado 'SPRINT MIND', el tratamiento de la hipertensión con medicamentos para reducirla redujo los casos de deterioro cognitivo leve en un 19 por cientO.

Los inhibidores de la ECA, los antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARA), los antagonistas del calcio y los diuréticos son diferentes clases de medicamentos para reducir la presión arterial. Cada clase actúa de forma diferente para reducir la presión arterial, y algunos atraviesan la barrera hematoencefálica, lo que repercute en la función cognitiva.

"Las investigaciones han sido contradictorias en cuanto a qué medicamentos son más beneficiosos para la cognición. Los estudios sobre los bloqueadores de los receptores de la angiotensina II y los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA) han sugerido que estos medicamentos pueden conferir el mayor beneficio para la cognición a largo plazo, mientras que otros estudios han mostrado los beneficios de los bloqueadores de los canales de calcio y los diuréticos en la reducción del riesgo de demencia", explica el autor del estudio, el doctor Daniel A. Nation, del Instituto de Deterioros de la Memoria y Trastornos Neurológicos de la Universidad de California en Irvine (Estados Unidos).

Este es el primer metaanálisis que compara el impacto potencial a lo largo del tiempo de los medicamentos que reducen la presión arterial y los que no atraviesan la barrera hematoencefálica. Se evaluaron los efectos de los medicamentos en varios ámbitos cognitivos, como la atención, el lenguaje, la memoria verbal, el aprendizaje y el recuerdo.

"La hipertensión se produce décadas antes de la aparición de los síntomas de la demencia, afectando al flujo sanguíneo no sólo en el cuerpo sino también en el cerebro. Es probable que el tratamiento de la hipertensión tenga efectos beneficiosos a largo plazo sobre la salud del cerebro y la función cognitiva posterior", apunta Nation.

Los investigadores reunieron información de 14 estudios realizados con casi 12.900 adultos de 50 años o más. Entre ellos había estudios realizados en Estados Unidos, Australia, Canadá, Alemania, Irlanda y Japón.

El meta-análisis evidenció que los adultos mayores que tomaban medicamentos para reducir la presión arterial que atravesaban la barrera hematoencefálica tenían un mejor recuerdo durante hasta 3 años de seguimiento, en comparación con los que tomaban medicamentos que no atravesaban la barrera hematoencefálica, a pesar de tener un mayor nivel de riesgo vascular.

Asimismo, los adultos que toman medicamentos para la hipertensión que no atraviesan la barrera hematoencefálica tuvieron una mejor atención hasta los 3 años de seguimiento.

"Estos resultados representan la evidencia más poderosa hasta la fecha que relaciona los inhibidores de la ECA y los bloqueadores de los receptores de la angiotensina con una mejor memoria. Sugieren que las personas que reciben tratamiento para la hipertensión pueden estar protegidas del deterioro cognitivo si toman medicamentos que atraviesan la barrera hematoencefálica", afirma la coautora del estudio, la doctora Jean K. Ho, becaria postdoctoral de la Universidad de California en Irvine.