Un estudio español asocia el uso de pastillas para dormir con más consumo de medicamentos contra presión arterial

Los neurólogos alertan de que más de 4 millones de españoles sufren algún trasto
PIXABAY / FREE-PHOTOS - Archivo
Publicado 03/04/2019 17:04:59CET

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han demostrado que el uso habitual de pastillas para dormir está vinculado con una mayor necesidad de medicamentos para la presión arterial. Esta asociación se observó independientemente de la duración y calidad del sueño, el índice de masa corporal, la dieta, la actividad física y el control de la hipertensión.

En un estudio publicado en la revista 'Geriatrics & Gerontology International', los científicos españoles han analizado a 752 adultos mayores con hipertensión entre 2008-2010 y 2012-2013. Entre los participantes, con una edad promedio de 69,9 años, la duración media del sueño fue de 6,9 horas diarias, el 37 por ciento tenía mala calidad de sueño, el 16,5 por ciento consumía píldoras para dormir y el número promedio de medicamentos antihipertensivos fue de 1,8.

Durante el período de seguimiento, 156 (20,7%) pacientes aumentaron el número de fármacos antihipertensivos. No se encontró ninguna asociación entre la duración o la calidad del sueño y cambios en el uso de fármacos antihipertensivos. El consumo habitual de somníferos se asoció con un mayor riesgo de aumentar el número de fármacos antihipertensivos.

"Los estudios anteriores sobre las asociaciones de las características del sueño con la presión arterial y la hipertensión se centraron en los adultos de mediana edad. Sin embargo, estas asociaciones estaban ausentes o eran inconsistentes entre los adultos mayores", explica el autor principal, José Banegas, de la UAM.

Aunque se necesita investigación adicional para entender este vínculo, los hallazgos sugieren que el uso de pastillas para dormir podría ser un indicador de la necesidad futura de un mayor tratamiento de la hipertensión y la necesidad de investigar los trastornos subyacentes del sueño o estilos de vida poco saludables que podrían contribuir a la hipertensión.

Para leer más