Publicado 16/03/2021 14:25CET

Un estudio demuestra los beneficios del tratamiento con metirapona en pacientes con síndrome de Cushing

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El estudio prospectivo 'PROMPT', presentados durante el pasado Congreso Portugués de Endocrinología 2021, ha demostrado la eficacia de la metirapona en la reducción del hipercortisolismo del síndrome de Cushing, una afección poco común en la que los pacientes tienen demasiado cortisol en la sangre.

Para controlar esta afección hay que controlar los niveles altos de cortisol en los pacientes. Para ello, la metirapona es un inhibidor de la síntesis del cortisol en la corteza suprarrenal, bloqueando la enzima 11-beta-hidroxilasa, y está aprobada en 24 países europeos para el tratamiento del síndrome de Cushing endógeno.

El estudio 'PROMPT' es el primer trabajo prospectivo realizado con metirapona con controles estandarizados y utilizando técnicas analíticas modernas para medir los niveles de cortisol y evitar la reactividad cruzada (cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas en tándem).

"Los resultados sugieren un control del 80% de los pacientes con síndrome de Cushing endógeno tras el tratamiento con metirapona. Estos resultados son muy importantes porque confirman los beneficios de la metirapona en el tratamiento del síndrome de Cushing, que hasta ahora sólo se habían publicado de forma retrospectiva", ha dicho la endocrinóloga del Hospital Clinic de Barcelona/IDIBAPS y profesora asociada de la Universidad de Barcelona, Felicia Hanzu.

En concreto, el estudio demuestra que la metirapona mejora las comorbilidades de los pacientes con síndrome de Cushing endógeno. "De hecho, se observó una mejora clínica de las comorbilidades relacionadas con los parámetros cardiovasculares (presión arterial) y metabólicos (glucosa e insulina en ayunas, perfil lipídico) ya en la semana 12", ha destacado la experta.

A su juicio, estos resultados son de "gran relevancia" para el abordaje clínico de esta enfermedad rara, porque debido al hipercortisolismo, los pacientes con síndrome de Cushing presentan un riesgo cardiovascular y metabólico aumentado con hipertensión, tromboembolismo, alteraciones del metabolismo de la glucosa, resistencia a la insulina y dislipidemia, entre otro, y es muy importante disponer de tratamientos que ayuden a controlar estas comorbilidades.

Durante las primeras 12 semanas del estudio, la metirapona fue bien tolerada, con una mayoría de acontecimientos adversos de leves a moderados, principalmente gastrointestinales, que se resolvieron espontáneamente, y sólo un 12 por ciento de insuficiencia suprarrenal.

El trabajo también ha evidenciado, por primera vez, una mejora clínicamente significativa de la calidad de vida de los pacientes con síndrome de Cushing endógeno ya en la semana 12, con un aumento del 48 por ciento en la puntuación total de la calidad de vida con respecto al valor basal.

Los investigadores esperan confirmar estos resultados durante el periodo de extensión de 6 meses del estudio y publicar los resultados finales a finales de este año. "Estoy segura de que este estudio será ampliamente discutido dentro de la endocrinología", ha zanjado concluye la especialista.

Contador