Un estudio concluye que las cremas para el dolor no son mejores que el placebo

Cuidar la piel atópica, eczema, eccema, niña, crema
GETTY/STEVE WILSON - Archivo
Publicado 05/02/2019 14:09:05CET

MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las cremas compuestas para el dolor no son mejores que el placebo para aliviar el dolor localizado, según un ensayo controlado aleatorio publicado en la revista 'Annals of Internal Medicine'. Su falta de eficacia y su coste relativamente alto deberían suponer una reducción de su uso, han concluido estos científicos.

Debido a la eficacia limitada de los tratamientos disponibles para el dolor crónico y la preocupación por los efectos secundarios, particularmente para los opioides, las cremas analgésicas compuestas se han comercializado en gran medida entre los profesionales sanitarios, pero sin datos que respalden su uso.

Su atractivo principal es que carecen esencialmente de efectos secundarios porque no se difunden en el sistema nervioso central. Sin embargo, el sitio de acción que utilizan la mayoría de estos medicamentos para ejercer sus efectos analgésicos es el sistema nervioso central.

Los investigadores de este trabajo, del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed (Estados Unidos), asignaron 399 pacientes con dolor localizado caracterizado como neuropático (por daño nervioso), nociceptivo (por lesión del tejido no nervioso) o mixto para recibir una crema para el dolor compuesta por su tipo de dolor o una crema placebo.

Las cremas compuestas para el dolor incluyeron medicamentos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), que se usan comúnmente para tratar diferentes dolores, como relajantes musculares y medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para el dolor nociceptivo y anticonvulsivos para el dolor nervioso.

Un mes después del tratamiento, los investigadores no encontraron diferencias significativas entre las cremas para el dolor real y los grupos de placebo. Según los científicos, los pequeños beneficios que favorecieron a las cremas reales podrían explicarse por los pocos medicamentos que ejercen sus efectos a través del sistema nervioso periférico. Las cremas compuestas para el dolor no fueron mejores que estos fármacos, pero son exponencialmente más caras.