Publicado 30/08/2021 10:47CET

Estudio avisa de que las terapias combinadas se infrautilizan en los pacientes con riesgo cardiovascular alto o muy alto

Archivo - Corazón roto, medicina.
Archivo - Corazón roto, medicina. - NUTHAWUT SOMSUK - Archivo

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los datos iniciales del estudio 'Santorini', anunciados por Daiichi Sankyo Europa, han puesto de manifiesto que los niveles de C-LDL siguen siendo superiores a los objetivos recomendados y que las terapias combinadas se infrautilizan en los pacientes con riesgo cardiovascular alto o muy alto.

Se trata del primer estudio observacional europeo desde las guías de manejo de la dislipidemia de la ESC/EAS de 2019 para evaluar el manejo de los pacientes de alto y muy alto riesgo cardiovascular que requieren terapia reductora de lípidos (TRL), en el Congreso de la ESC 2021, organizado por la Sociedad Europea de Cardiología.

Es, además, un trabajo multinacional, prospectivo y no intervencionista, diseñado principalmente para documentar, en la práctica clínica habitual, la eficacia de las opciones de tratamiento actuales para controlar los niveles de C-LDL en estos pacientes.

Los resultados del mismo, en el que se ha reclutado a 9.606 pacientes, muestran que, al inicio, el 18,6 por ciento de los pacientes de alto y muy alto riesgo cardiovascular no recibían ningún TRLs. La mayoría de los pacientes (54,1%) recibieron TRL como monoterapia, y la combinación de TRL sólo se utilizó en el 27,3 por ciento de los pacientes.

Las guías de la ESC/EAS para el manejo de la dislipidemia de 2019 recomiendan que cuanto más bajos sean los niveles de C-LDL para los pacientes de alto y muy alto riesgo CV, más se reducirá su riesgo cardiovascular. Dado que el 80 por ciento de los pacientes con hipercolesterolemia no están alcanzando los objetivos de C-LDL recomendados por las directrices, a pesar de recibir TRLs, los hallazgos reafirman la necesidad de un uso más intensivo de TRLs.

"El C-LDL es un importante factor de riesgo modificable para la prevención de infartos de miocardio, ictus y otros episodios cardiovasculares que pueden conducir a la muerte. El estudio demuestra la necesidad insatisfecha y por qué es vital replantear los enfoques para el manejo de los niveles de colesterol en pacientes de alto y muy alto riesgo CV, específicamente asegurando que estos pacientes reciban las terapias reductoras de lípidos más apropiadas, de acuerdo con las mejores prácticas, para ayudarles a alcanzar sus objetivos de C-LDL", ha dicho el investigador principal de 'Santorini', Kausik Ray.

Contador