Publicado 01/04/2020 7:58:43 +02:00CET

Esperanza en un tratamiento oral no inyectable para la acromegalia

Acromegalia
Acromegalia - FUNDACIÓN SEEN - Archivo

   MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Los adultos que necesitan tratamiento médico de mantenimiento de la acromegalia del trastorno de la hormona del crecimiento responden bien a una forma oral en investigación del medicamento octreotida, informan investigadores del estudio OPTIMAL de Chiasma. Los resultados del ensayo clínico aleatorizado controlado de fase 3 se publicarán en el 'Journal of the Endocrine Society'.

   La acromegalia es una condición rara que derivada de presentar demasiada hormona del crecimiento, que causa manos y pies grandes, rasgos faciales alterados y, a menudo, sudoración intensa, además de presión arterial alta y diabetes. Por lo general, un tumor no canceroso en la glándula pituitaria es la causa de la acromegalia.

   Si la extirpación quirúrgica del tumor hipofisario no cura la afección, uno de los tratamientos actuales consiste en inyecciones mensuales de un medicamento llamado análogo de somatostatina, explica la investigadora principal del estudio OPTIMAL, Susan Samson, directora médica del Centro Pituitario del Centro Médico Baylor St. Luke's, en Houston.

   La investigadora añade que estas inyecciones pueden ser efectivas pero tienen limitaciones, incluido el control de síntomas subóptimo en algunos pacientes, dolor en el lugar de la inyección y pérdida de días de trabajo.

   "Los resultados de este estudio sugieren que si las cápsulas orales de octreotida son aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FAD), este medicamento tiene el potencial de expandir las opciones de tratamiento para adultos con acromegalia más allá de los inyectables", asegura.

   La comañía farmacéutica Chiasma informa de que la FDA está considerando su nueva solicitud de medicamento para cápsulas de octreotida. Si se acepta, las cápsulas de octreotida se convertirían en el primer análogo de somatostatina oral para el tratamiento de la acromegalia en adultos, según Chiasma, que financió el estudio OPTIMAL (Cápsulas de octreotida versus tratamiento con placebo en centros multinacionales).

   Cincuenta y seis adultos con acromegalia activa participaron en el estudio de nueve meses, con 28 pacientes asignados aleatoriamente para recibir cápsulas de octreotida o cápsulas de placebo (inactivas). Ni los pacientes ni los investigadores sabían qué tratamiento estaban recibiendo, y todos los pacientes interrumpieron sus inyecciones un mes antes del estudio.

   El exceso de hormona del crecimiento aumenta los niveles de IGF-1, una hormona que refleja la actividad de la hormona del crecimiento mejor que medir la hormona del crecimiento, señala Samson. Por lo tanto, el estudio definió el mantenimiento exitoso de una respuesta a las cápsulas de octreotida como valores sanguíneos del factor de crecimiento similar a la insulina-1 (IGF-1) que se encuentran dentro del límite superior de lo normal cuando se promedian a las 34 y 36 semanas de tratamiento.

   Los niveles promedio de IGF-1 en pacientes que recibieron cápsulas de octreotida estaban en el rango normal al final del tratamiento pero excedieron los límites normales en pacientes que recibieron placebo, informa Samson.

   "Las cápsulas de octreotida parecían seguras y bien toleradas", asegura y agrega que el 90 por ciento de los pacientes que completaron la terapia con octreotida oral eligieron continuar el tratamiento en un estudio de extensión a largo plazo.