¿Eres alérgico? No deberías dejar tus autoinyectores en el coche

Una mujer con alergia
PIXABAY - Archivo
Publicado 12/12/2018 12:40:08CET

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El medicamento que contienen las autoinyecciones de urgencia cuando se sufre una reacción alérgica, como el 'EpiPen', puede deteriorarse cuando se expone al calor, según advierte un estudio de la Universidad de Medicina de Lodz (Polonia).

Los pacientes con alergias graves suelen llevar un autoinyector de emergencia en todo momento. En el caso de 'EpiPen', los dispositivos se utilizan para administrar una dosis de emergencia de la hormona epinefrina a los pacientes que pueden sufrir un shock anafiláctico potencialmente mortal.

"Trabajamos con cientos de pacientes con historias de anafilaxia, que llevan epinefrina a diario. Me di cuenta de que no todos tienen su epinefrina en todo momento y, de manera alarmante, algunos dejan los inyectores en su coche", apunta el autor principal de la investigación, Piotr Lacwik.

Para el estudio, Lacwik y su equipo compraron 12 inyectores EpiPen Senior del mismo lote para garantizar la consistencia. Distribuyeron nueve dispositivos entre la guantera, la cabina y el maletero de un automóvil estacionado en una zona sin árboles. Los tres restantes se almacenaron en una habitación oscura, con aire acondicionado, a una temperatura constante. Después de medio día, los investigadores recuperaron los 'EpiPen' del automóvil y los enfriaron a temperatura ambiente antes de probar su contenido.

Encontraron que la concentración de epinefrina en los autoinyectores se redujo en 3,3 por ciento en las muestras colocadas en el maletero, 13,3 por ciento en las colocadas en la cabina y 14,3 por ciento en las que quedaron en la guantera. "La mayoría de las pautas recomiendan 0,3 mg o 0,5 mg como dosis inicial para un adulto. Debido a que EpiPen Senior tiene una dosis total de 0,3 mg, cualquier deterioro pone la dosis por debajo del umbral recomendado", señala Lacwik.

Los investigadores observaron que los 'EpiPen' en la guantera estaban notablemente calientes al tacto. Esto se debió a que el espacio cerrado probablemente redujo la disipación del calor incluso cuando las temperaturas ambiente comenzaron a bajar, explican en su estudio, publicado en la revista 'The Journal of Allergy and Clinical Immunology: In Practice'.

Paradójicamente, la epinefrina en concentraciones bajas puede empeorar la anafilaxia, pero Lacwik señala que las disminuciones observadas después de una sola exposición al calor en el estudio probablemente no produzcan ese efecto.