Publicado 06/10/2020 12:33CET

Encuentran un nuevo uso contra la hepatitis B en antiguos fármacos para la diabetes

Hepatitis B
Hepatitis B - DR. ERSKINE PALMER, USCDCP - Archivo

MADRID, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

El trabajo de científicos farmacéuticos en Japón ha descubierto que la tiazolidinediona troglitazona, un medicamento que se solía utilizar contra la diabetes, inhibe la internalización del virus de la hepatitis B (VHB).

"Los agentes anti-VHB actuales, incluidos los análogos de nucleósidos y los interferones, pueden reducir la carga viral, pero generalmente no son curativos. Por lo tanto, se requiere el desarrollo de agentes anti-VHB con diferentes modos de acción para mejorar los resultados del tratamiento", explica Kento Fukano, del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas de Japón.

La investigación fue presentada en el Congreso Mundial de Ciencias Farmacéuticas, que se realizó 'on line' esta semana por la Federación Farmacéutica Internacional (FIP). "La internalización del virus en las células huésped es el paso inicial de la infección, lo que significa que este compuesto podría utilizarse para la profilaxis posterior a la exposición. Sin embargo, dado que la entrada del virus también es esencial para el inicio, la propagación y el mantenimiento de la infección viral, la troglitazona también es un tratamiento potencial para la hepatitis B crónica", detalla Fukano.

Además, se ha identificado un mecanismo de acción: se encontró que la troglitazona impide claramente la oligomerización de NTCP (polipéptido cotransportador de taurocolato de sodio), que es un receptor de entrada. "Estos resultados sugieren que la oligomerización de NTCP tiene potencial para regular la internalización del VHB y puede servir como un nuevo objetivo para el desarrollo de agentes anti-VHB", añade el investigador.

Según los investigadores, la troglitazona es la primera molécula pequeña que se ha demostrado que actúa de esta manera, ampliando potencialmente el panorama de las opciones de tratamiento. "La inmunoglobulina contra la hepatitis B (IGHB) es un anticuerpo de origen humano que puede neutralizar la infección. Actualmente es el único inhibidor de entrada que ha obtenido la aprobación para el tratamiento, pero su uso está limitado por problemas de costo y suministro, ya que HBIG se obtiene de donantes humanos vacunados. Por el contrario, la troglitazona es barata, podemos mantener un suministro más estable y se puede administrar por vía oral, lo que es una ventaja para los países en desarrollo con escasos recursos médicos", concluye Fukano.

Contador

Para leer más