Actualizado 18/10/2011 16:01 CET

El uso de 'Remicade' (MSD) permite una mejoría de la psoriasis en placas de moderada a grave

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio en fase III ha demostrado que aquellos pacientes con psoriasis en placas de moderadas a graves que son tratados con infliximab, fármaco que Merck Sharp & Dohme (MSD) comercializa como 'Remicade', consiguen una mayor mejoría de la enfermedad en comparación con aquellos que son tratados con metotrexato.

Dicho estudio, cuyos resultados publica en su último número de la revista 'British Journal of Dermatology', incluyó a 868 pacientes con una puntuación basal de PASI igual o mayor que 12, y fueron seguidos durante 26 semanas.

Los pacientes 'naïve' (no tratados previamente), tanto para 'Remicade' como para metotrexato, fueron aleatorizados para recibir uno u otro fármaco y si en la semana 16 no alcanzaban un porcentaje de PASI 50 o registraban intolerancia al tratamiento, se les permitía cambiar los grupos de tratamiento.

De este modo, el estudio muestra que los pacientes tratados con metotrexato que se cambiaron a 'Remicade' en la semana 16 del estudio alcanzaron un nivel de mejora similar al de aquellos tratados con este fármaco en las 26 semanas del estudio.

Según el profesor del Dermatologikum Hamburg de Alemania y coordinador del estudio, Kristian Reich, estos resultados "muestran los beneficios de usar infliximab para el tratamiento de pacientes que luchan contra el dolor físico y las molestias de la psoriasis".

"El estudio también revela información nueva e importante sobre la dosificación y los efectos a largo plazo de metotrexato, uno de los agentes convencionales más comúnmente usados en el tratamiento de la psoriasis", asegura.

Además, la incidencia de eventos adversos emergentes del tratamiento y relacionados con el tratamiento fueron comparables entre ambos grupos, tanto en la semana 16 como en la 26, y en el caso de infliximab los más comunes estuvieron relacionados con la forma de administración intravenosa y dolor de cabeza.

En el grupo con metotrexato, los eventos adversos más comunes fueron nasofaringitis, fatiga, dolor de cabeza y náuseas.