Actualizado 31/01/2011 18:31 CET

Un tratamiento experimental de Roche aumenta la supervivencia en pacientes con melanoma avanzado

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tratamiento experimental de la farmacéutica Roche es capaz de aumentar la supervivencia en pacientes con melanoma avanzado (supervivencia global) y consiguen vivir más tiempo sin que su enfermedad empeore (supervivencia libre de progresión) frente a aquellos que reciben el tratamiento estándar (dacarbazina).

Según explica la compañía, el 'RG7204' (PLX4032) es el primer fármaco de una nueva familia de moléculas diseñadas para actuar de forma selectiva cuando existe una mutación positiva de esta proteína. Los datos de seguridad presentados son coherentes con los de estudios previos con este fármaco, asegura.

"Nunca antes una terapia personalizada había mostrado un aumento significativo de la supervivencia en el melanoma metastásico. Los nuevos datos suponen un importante avance para aquellos pacientes con mutación del BRAF V600, el melanoma metastásico es una enfermedad para el cual apenas se disponía de opciones de tratamiento", afirma el responsable del Área Global de Desarrollo de Fármacos de Roche, Hall Barron.

Según señala, tras observar los resultados obtenidos en el análisis intermedio con esta terapia experimental, los pacientes del grupo de control comparativo, tienen ahora la posibilidad de recibir el fármaco. Está previsto que los resultados finales se den a conocer en un congreso médico a lo largo de este año.

Por su parte, Roche colabora con las autoridades sanitarias para que se pueda ampliar el actual 'Programa de Acceso Temprano' para el 'RG7204'. A este programa podrán acceder los pacientes con mutación positiva de la proteína BRAF V600 no tratados previamente, que recibirían el tratamiento en primera línea.

PROVOCA 40.000 MUERTES AL AÑO

El melanoma metatásico es el cáncer de piel más agresivo y de mayor mortalidad, con una esperanza de vida de pocos meses. De hecho, apenas uno de cada cuatro pacientes continúa vivo al año de diagnóstico y se calcula que la enfermedad provoca cada año la muerte de 40.000 personas en el mundo, explican los expertos.

Las estimaciones para la próxima década indican que el número de nuevos casos en los países desarrollados se duplicará pasando de los 138.000 a los 227.000 en 2019. En 30 años, no ha habido, hasta ahora, ningún avance relevante que suponga una nueva opción de tratamiento.