Mipomersén (Genzyme) logra resultados positivos en pacientes con colesterol alto que toman reductor de lípidos

Actualizado 08/04/2011 19:44:43 CET

MADRID, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

Genzyme, sociedad integrante del grupo Sanofi-aventis e Isis Pharmaceuticals, ha presentado los datos de dos estudios de fase III con mipomersén en pacientes con niveles altos de colesterol pese a estar en tratamiento reductor de lípidos, durante la 60 Reunión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología.

En el primer estudio fue presentado por el doctor Jean-Claude Tardif, del Montreal Heart Institute de Canadá y se llevó a cabo en pacientes con hipercolesterolemia familiar heterocigótica grave (heFH). Se desarrolló en 26 centros de Norteamérica, Europa y Sudáfrica e incluyó a 58 pacientes con heFH grave que ya estaban recibiendo dosis máximas de tratamiento para reducir lípidos.

Se aleatorizó a los pacientes para recibir una inyección auto-administrada subcutánea de 200 miligramos de mipomersén o placebo semanalmente durante 26 semanas. Mipomersén redujo los niveles de LDL-C en un 36 por ciento de los casos, frente al incremento del 13 por ciento en el grupo control con placebo.

También experimentaron reducciones de otros lípidos aterogénicos: una reducción del 36 por ciento de la apolipoproteína B (apo-B) frente a un aumento del 11 por ciento con placebo; una reducción del 33 por ciento de la lipoproteína a frente al 1 por ciento con placebo; una reducción del 34 por ciento del colesterol no HDL frente a un aumento del 14 por ciento con placebo; y una reducción del 28 por ciento en el colesterol total frente a un aumento del 11 por ciento con placebo.

En general, las elevaciones de transaminasas hepáticas (ALTs) en pacientes tratados con mipomersén fueron similares a las de otros estudios. En general, los aumentos en los niveles ALT parecieron estar asociados a caídas rápidas e importantes del LDL-C.

Los efectos adversos más frecuentes fueron reacciones en las zonas inyectadas, síntomas gripales y elevación de las transaminasas hepáticas, los mismos que en estudios previos.

Según ha comentado la vicepresidenta y directora general de la División Cardiovascular de Genzyme, Paula Soteropoulos, están "convencidos del potencial de mipomersén para ayudar a estos pacientes que necesitan urgentemente nuevas opciones terapéuticas".

"Nos hemos comprometido a avanzar en el desarrollo y plan de comercialización de mipomersén para acercar este tratamiento específico e innovador a estos pacientes, que no están cubiertos con los tratamientos actuales", afirma.

LOS RESULTADOS DEL SEGUNDO ESTUDIO

Por su parte, el segundo estudio en fase III con mipomersén fue presentado por el doctor William Cromwell, del Presbyterian Cardiovascular Institute, en Estados Unidos. Se realizó en pacientes con colesterol alto y riesgo elevado de CHD y en ellos redujo el LDL-C en un 37 por ciento, frente al 5 por ciento del grupo de placebo.

El estudio, doble ciego y controlado con placebo, incluyó a 158 pacientes con hipercolesterolemia, riesgo alto de desarrollar CHD y en tratamiento con una dosis máxima tolerada de una estatina. Se aleatorizó a los pacientes para recibir una inyección auto-administrada subcutánea de 200 miligramos de mipomersén o placebo semanalmente durante 26 semanas.

Los pacientes tratados con mipomersén presentaron una media de 123 miligramos /decilitros (mg/dL) de LDL-C al inicio del estudio. Al final, esos pacientes presentaban un nivel medio de 75 mg/dL, lo que supone una reducción media de 48 mg/dL, es decir, el 37 por ciento.

La mitad de los pacientes tratados con mipomersén alcanzaron unos niveles de LDL-C inferiores a 70 mg/dL, un objetivo terapéutico reconocido para los pacientes de alto riesgo. Las reducciones observadas en el estudio se sumaron a las obtenidas con los regímenes de estatina de máxima tolerancia de los pacientes. Los pacientes tratados con mipomersén también experimentaron reducciones estadísticamente significativas de apo-B, Lp(a), colesterol no HDL y colesterol total.

En general, las elevaciones ALT en pacientes tratados con mipomersén fueron similares a las de otros estudios. Los aumentos de transaminasas hepáticas y grasa hepática parecían asociarse a las reducciones mayores de LDL-C y, en el periodo de seguimiento de seis meses tras la interrupción del tratamiento, volvió al estadio inicial junto con todos los lípidos, incluido LDL-C, apo-B y Lp(a).

Mipomersén, que actualmente se encuentra en la última fase de desarrollo y en las fases previas para su solicitud de autorización de comercialización ante las autoridades sanitarias de Estados Unidos y Europa, es un inhibidor de la síntesis de apo-B, el primer fármaco de su clase. Actúa disminuyendo la producción de apo-B, núcleo estructural de todos los lípidos aterogénicos, incluído el LDL-C, y disminuyendo así los niveles de LDL-C.