Una cadena especializada en venta de té y café crea una infusión para calmar la ansiedad de no fumar

Actualizado 04/11/2015 17:24:17 CET
Actualizado 04/11/2015 17:24:17 CET

Una cadena especializada en venta de té y café crea una infusión para calmar la ansiedad de no fumar

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -  

   Una cadena especializada en degustación y venta de té y café ha creado una infusión que ayuda a calmar la ansiedad de los fumadores que hayan decidido dejar el tabaco y que consigue aplacar su necesidad de volver al cigarrillo.

   En declaraciones a Europa Press TV, el presidente de Saboratéycafé, Mario Rubio, contó que con la entrada de la reciente Ley Antitabaco han desarrollado una infusión que mitiga las necesidades de sus clientes. "Hemos conseguido un aumento extraordinario de ventas, los clientes están encantados", ha asegurado.

   La cadena pretender simular la sensación de "tener un cigarro en las manos" sustituyéndolo por una taza de té antitabaco realizado a base de menta, azahar, 'rooibos' (planta que no crea adicción y libre de teína) y valeriana. Rubio ha aclarado que el 'rooibo' es una "planta sudafricana que nada tiene que ver con el" ya que "es muy hidratante y relajante".

   El presidente de Saboratéycafé ha detallado que el grado de aceptación entre su público está siendo "enorme" y que el resultado de ventas está creciendo exponencialmente. "Cada persona que la prueba viene luego pidiéndola", ha asegurado.

   Prueba de ello, y aunque no sean fumadoras ni estén dejando el tabaco, lo atestiguaba un grupo de amigas que degustaba por primera vez esta infusión. Así, una de ellas reconoció que su sabor es afrutado y que "está buenísimo".

   La manera de preparar y de servir "un buen té", según contó la camarera de la tienda, Beatriz, comienza calentando el agua a "90 grados", la temperatura ideal para que los componentes de la infusión se integren en el agua. Después, se echa una cucharada rasa del té preferido por cada persona en el filtro y se introduce en una tetera. Acto seguido, se vierte el agua caliente y se espera "tres minutos". Pasado este tiempo, el té está listo para disfrutarlo.