Publicado 06/06/2022 12:56

Empresas.- Buenos datos de la terapia CAR T 'Breyanzi' (BMS) en linfoma de células B grandes en recaída o refractios

MADRID, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Bristol Myers Squibb (BMS) ha anunciado buenos resultados la terapia CAR T 'Breyanzi' (lisocabtagene maraleucel, liso-cel) en adultos con linfoma de células B grandes (LCBG) en recaída o refractario, considerados no candidatos a recibir quimioterapia de alta dosis ni trasplante de células madre hematopoyéticas (TCMH), después del tratamiento de primera línea.

Estos datos se desprenden del análisis principal de PILOT, un estudio multicéntrico de fase 2 que evalúa su uso. El estudio PILOT es el único ensayo clínico patrocinado por una compañía para evaluar una terapia celular CAR T como tratamiento de segunda línea para pacientes con LCBG en recaída o refractario que no son considerados candidatos a someterse a un trasplante de células madre. Los datos se han dado a conocer en una sesión de pósteres en el congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Médica (ASCO).

"Para los pacientes con linfoma de células B que son refractarios o recaen después del tratamiento de primera línea, el trasplante de células madre ha sido hasta ahora la única opción de tratamiento potencialmente curativa, pero la realidad es que muchos pacientes no son candidatos a recibir el trasplante de células madre, lo que les deja con escasas opciones terapéuticas", ha señalado el doctor Leo I. Gordon, investigador del estudio y catedrático de Medicina de la facultad de Medicina Feinberg de la Northwestern University y del Robert H. Lurie Comprehensive Cancer Center de Chicago, Illinois (EEUU).

El LCBG, el tipo más frecuente de linfoma no Hodgkin, es un cáncer agresivo de la sangre y aproximadamente el 40% de los pacientes será refractario al tratamiento de primera línea o recaerá tras recibirlo. La quimioterapia de alta dosis seguida del trasplante autólogo de células madre ha sido el eje fundamental de la atención en el ámbito de la segunda línea.

Sin embargo, menos de la mitad de los pacientes con enfermedad refractaria o en recaída son considerados candidatos para recibir un trasplante de células madre. Para estos pacientes, hay pocos tratamientos que consigan un control de la enfermedad a largo plazo y los cuidados paliativos son a menudo la única opción. Si no se tratan, los pacientes con LCBG en recaída o refractario tienen una esperanza de vida de solo tres a cuatro meses.

Más información