Empresas.- AMP.- Roche aumenta un 4% su beneficio neto en 2010, hasta los 6.876 millones de euros

Actualizado 02/02/2011 12:44:12 CET

La facturación cae un 3% con respecto al año anterior, en parte por el descenso del 73% de las ventas de 'Tamiflu'

BASILEA (SUIZA), 2 Feb. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Salvador Alcaide) -

Roche ha conseguido en 2010 un beneficio neto de 8.891 millones de francos suizos (unos 6.876 millones de euros), un 4 por ciento más que en 2009, cuando obtuvieron un beneficio neto de 8.510 millones de francos suizos (unos 5.763 millones de euros), según los datos del informe de resultados presentados este miércoles en la sede del grupo en Basilea (Suiza).

La facturación de la farmacéutica suiza, en cambio, sufrió una caída del 3 por ciento con respecto al año anterior, pasando de los 49.051 millones de francos suizos (37.966 millones de euros) a los 47.473 millones de francos suizos (36.748 millones de euros) en 2010.

Este descenso se debe al impacto de la reforma sanitaria en Estados Unidos, las medidas de austeridad de Europa y sobre todo, según ha explicado el CEO de Roche, Severin Schwan, al descenso "previsto" de las ventas del antiviral 'Tamiflu', que cayeron un 73 por ciento con respecto al año anterior (unos 2.300 millones de francos suizos menos).

De hecho, excluyendo este fármaco, el volumen de negocio aumentó un 5 por ciento, gracias a sus fármacos antitumorales 'Avastin', 'Mabthera', 'Herceptin' y 'Tarceva', o 'Actemra', para la artritis reumatoide, que "siguen creciendo con fuerza".

La división Pharma, que representa el 78 por ciento de las ventas del grupo, se contrajo un 2 por ciento con respecto a 2009 en monedas locales, hasta los 37.100 millones de francos suizos (28.689 millones de euros).

No obstante, la compañía puede sufrir un nuevo revés en los ingresos por 'Avastin', su fármaco más vendido, tras la decisión de las autoridades sanitarias de Estados Unidos de retirar su indicación para cáncer de mama avanzado.

Según ha explicado Pascal Soirot, responsable de la división Pharma, se prevén pérdidas cercanas a unos 800 millones de francos suizos (unos 618 millones de euros) y no sólo en Estados Unidos, ya que "aunque en el resto de países se seguirá vendiendo, esta decisión puede afectar a su prescripción". No obstante, añade, estas pérdidas se pueden compensar con las nuevas indicaciones que se están investigando para 'Avastin' en otros tumores.

LA DIVISIÓN DIAGNOSTICS, LA ÚNICA QUE CRECE

Por su parte, la facturación de la división Diagnostics ha aumentado hasta los 10.400 millones de francos suizos (8.041 millones de euros), lo que supone un 4 por ciento con respecto al año anterior y hasta un 8 por ciento en monedas locales.

El flujo de caja libre operativo del grupo se ha reducido un 10 por ciento en el último año, un 6 por ciento menos en monedas locales, pasando de los 15.722 millones de francos suizos de 2009 (unos 12.156 millones de euros) a los 14.100 millones en 2010 (unos 10.899 millones de euros).

En cambio, el beneficio por acción ha crecido un 4 por ciento, hasta un 10 por ciento en monedas locales, pasando de los 12,34 millones de francos suizos (9,53 millones de euros) a los 12,78 millones (9,87 millones de euros).

Además, Schwan ha destacado que de la deuda contraída en 2009 tras la compra de Genentech ya se ha conseguido pagar un tercio de la misma.

BENEFICIO PESE A LOS DESPIDOS

La compañía suiza ha destacado el incremento en su beneficio neto que, según su director financiero, Erich Hunziker, han "conseguido ellos mismos" pese a la caída en las ventas y "los costes sustanciales" de su estrategia mundial para rescindir 4.800 contratos en todo el mundo (165 de ellos en España), que le supondrá unos costes totales de 2.700 millones de francos suizos (unos 2.090 millones de euros) entre 2010 y 2012.

De hecho, según han asegurado, esta operación le ha supuesto a Roche unos costes de 1.300 millones de francos suizos (1.006 millones de euros) en el último año, debido sobre todo a pagos por indemnizaciones y deterioro de activos intangibles.

En cambio, según las previsiones para 2011, se espera que esta reestructuración genere un ahorro de costes de 1.800 millones de francos suizos (1.392 millones de euros).

Según ha destacado Schwan, la compañía debe confiar en el crecimiento que pueden obtener en los países emergentes así como en las nuevas moléculas e indicaciones que están investigando, que "garantizarán el éxito de la compañía a medio y largo plazo".

Asimismo, descartó la posibilidad de que Roche participe en alguna "megafusión" con otras compañías. "Será importante mantener el contacto con el mundo exterior, y si hay colaboraciones o adquisiciones, serán pequeñas o medianas, y siempre que permitan a Roche seguir impulsando su cartera de productos".