Publicado 15/07/2021 10:46CET

Una dosis de la vacuna Sputnik V, suficiente para tener fuertes respuestas de anticuerpos

Archivo - 07 June 2021, Slovakia, Zilina: Ampoules with the Russian vaccine Sputnik V against Coronavirus lie on a table in the local epidemiological outpatient clinic.
Archivo - 07 June 2021, Slovakia, Zilina: Ampoules with the Russian vaccine Sputnik V against Coronavirus lie on a table in the local epidemiological outpatient clinic. - Erika ·urëov·/TASR/dpa - Archivo

MADRID, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una sola dosis de la vacuna rusa Sputnik V puede provocar respuestas significativas de anticuerpos contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19, según un estudio publicado esta semana en la revista científica 'Cell Reports Medicine'.

"Debido al limitado suministro de vacunas y a la desigual distribución de las mismas en muchas regiones del mundo, las autoridades sanitarias necesitan urgentemente datos sobre la respuesta inmunitaria a las vacunas para optimizar las estrategias de vacunación", afirma la autora principal, Andrea Gamarnik, de la Fundación Instituto Leloir-CONICET de Buenos Aires (Argentina).

Investigaciones anteriores han demostrado que dos dosis de Sputnik V tienen una eficacia del 92 por ciento contra la COVID-19. Una cuestión importante era si una sola dosis lograría un mayor beneficio para la salud pública que dos dosis al permitir la protección de una población más amplia con mayor rapidez.

Los datos de otras vacunas apoyan el enfoque de una sola dosis. La vacuna de AstraZeneca muestra una eficacia del 76 por ciento después de una sola dosis, y las vacunas de Moderna y Pfizer pueden inducir una inmunidad suficiente en individuos previamente infectados después de una dosis, sin beneficio aparente de una dosis adicional.

En este nuevo trabajo, los investigadores compararon los efectos de una y dos inyecciones de Sputnik V en las respuestas de anticuerpos específicos del SARS-CoV-2 en 289 trabajadores sanitarios de Argentina. Tres semanas después de la segunda dosis, todos los voluntarios sin infección previa generaron anticuerpos de inmunoglobulina G (IgG) específicos del virus, el tipo de anticuerpo más común que se encuentra en la sangre.

Pero incluso a las tres semanas de recibir la primera dosis, el 94 por ciento de estos participantes desarrollaron anticuerpos IgG contra el virus y el 90 por ciento mostraron evidencias de anticuerpos neutralizantes, que interfieren en la capacidad de los virus para infectar las células.

Otros resultados mostraron que los niveles de anticuerpos IgG y neutralizantes en los participantes previamente infectados eran significativamente más altos después de una dosis que los de los voluntarios totalmente vacunados sin antecedentes de infección. Una segunda dosis no aumentó la producción de anticuerpos neutralizantes en los voluntarios previamente infectados.

"Esto pone de manifiesto la sólida respuesta a la vacunación de los individuos previamente infectados, lo que sugiere que la inmunidad adquirida de forma natural podría aumentar lo suficiente con una sola dosis, de acuerdo con estudios recientes que utilizan vacunas de ARNm", afirma Gamarnik.

En cualquier caso, los autores puntualizan que se necesitan más estudios para evaluar la duración de la respuesta inmunitaria y la relación entre los niveles de anticuerpos y la protección de la vacuna contra la COVID-19.

Contador